Ideas al vuelo
Dic 27, 2007
Ricardo Medina

¿Y si nos vamos a Gliese 581 c?

Está cerca –a sólo 20.5 años luz-, es el planeta más semejante a la Tierra, fuera del sistema solar, que se ha localizado, orbita alrededor de un “sol” de mayor duración y de menor intensidad que el nuestro –una estrella roja enana-, su temperatura promedio estaría en un rango muy aceptable –de menos 3 grados a 40 grados centígrados- y allá los años pasan volando, sólo duran lo que 13 de nuestros días.

Aníbal Basurto Corcuera, el Gordo, escribió en 1982 un pequeño relato acerca de un hombre que buscaba afanosamente un sitio pacífico –lejos del mundanal ruido, para citar a un clásico citado hasta el hartazgo- en el cual vivir entregado a la contemplación y creyó encontrarlo en unas remotas islas del hemisferio austral. Tras grandes trabajos, ese hombre logra por fin instalarse en las dichosas islas y se dispone a disfrutar de su particular utopía sólo para encontrarse en medio de la demencial “guerra de las Malvinas” provocada por los dictadores militares de Argentina que, en su afán de mantenerse en el poder, buscaron “recuperar” las islas del dominio británico, y así amalgamar a los descontentos y oprimidos argentinos en torno a una causa “patriótica”.

 

El cuento era una metáfora de la búsqueda incesante del paraíso terrenal perdido, siempre frustrada por alguna de las múltiples manifestaciones de la estupidez humana… Como suele hacer con todas sus obras, una vez que nos la leyó a un puñado de amigos, el Gordo Basurto le prendió fuego al manuscrito. Así es él.

 

Recordé aquél cuento inédito del Gordo con motivo de uno de los descubrimientos científicos de este año: El hallazgo del planeta “Gliese 581 c” difundido en abril por la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Sur (conocida como ESO) y que se logró gracias al poderosísimo telescopio de ESO ubicado en La Silla, Chile, el cual está dotado del más preciso espectrógrafo del mundo, llamado HARPS: High Accuracy Radial Velocity for Planetary Searcher.

 

Los curiosos pueden obtener más datos a través de la Internet en el sitio de ESO (http://www.eso.org/public/) o en Wikipedia. Es un hallazgo que invita a soñar cuentos como aquél del Gordo Basurto. Por lo pronto yo ya anoté en la agenda, junto a los teléfonos de emergencia, el nombre del planeta, por si se me ocurre un día huir del mundanal ruido.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...