LUNES, 31 DE DICIEMBRE DE 2007
2008, ¿año sombrío para la economía mexicana?

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“No quisiera comenzar el año nuevo 2008 con pesimismo para la economía mexicana, pero es inevitable. Los nubarrones están en frente e ignorarlos sería pecar de ingenuidad.”


No quisiera amigo lector comenzar el año nuevo 2008 (le deseo un año próspero en su vida personal) con pesimismo para la economía mexicana, pero es inevitable. Los nubarrones están en frente e ignorarlos sería pecar de ingenuidad.

 

De entrada, según la más reciente encuesta de Banco de México, el crecimiento económico de México para el próximo año, se estima, no sería superior al 3.4%, cifra mediocre, que además podría no cumplirse en caso de que EU entre en una recesión severa (aquí la opinión entre los especialista está dividida).

 

Pero por si esto no fuera ya un riesgo para la economía mexicana, están ya los buscadores de rentas al acecho (parásitos chupa sangre del consumidor, pues obtienen ganancias por arriba de lo que obtendrían en un mercado libre, de intensa competencia) tanto de México como de EU.

 

En el caso mexicano, ya varias organizaciones de agricultores se preparan para presionar férreamente al gobierno para que detenga la apertura (pactada en el TLC para el año que comienza) de granos como el maíz y el frijol, así como de productos como leche y azúcar. Ya se están rasgando las vestiduras y argumentando toda clase de mentiras; que si van a quebrar todos, que si necesitan más tiempo y dinero para competir, y todo tipo de artimañas para que nos sigan chupando con sus precios caros a los consumidores. Desgraciadamente, tememos, y a raíz de la evidencia contundente, el Presidente Calderón tratará de calmar a estos mediocres con más dinero del contribuyente; ese dinero que a usted amigo lector y a mi nos cuesta tanto ganar y que obtenemos tratando de ser eficientes cada uno en su mercado y nunca al amparo del paternalismo del gobierno. Ah, pero los chupa sangre creo que tienen un aliado en los pinos. Lamentable, muy lamentable para los consumidores y contribuyentes mexicanos.

 

En el caso de EU, por si no fuera poco la tormenta inmobiliaria, se avizoran aires proteccionistas si ganan las elecciones los demócratas. Los republicanos ya no son la esperanza, por lo menos no la mayoría hoy día. Ahí está ya el Presidente Bush que acaba de promulgar un paquete de 555 mil millones de dólares para el año fiscal 2008, de los cuales 1200 millones de dólares serán destinados para la construcción de bardas en la frontera (en total el paquete incluye medidas ambientales y equivale a 1600 millones de dólares), así como un bloqueo a los fondos del programa de transporte transfronterizo (han podido más las presiones de los chupa sangre transportistas estadounidenses) a pesar de lo establecido por el TLC.

 

Una pequeña esperanza en este sombrío panorama, sería una seria reforma energética, pero bueno, quien esto escribe no está tan seguro de que salga, pues también a evidencia contundente, está la nefasta partidocracia censuradora. Aún si hubiera reforma energética seria, el empuje en inversión (y por tanto en crecimiento económico) que traería no sería inmediato, sino después de algunos años (tal vez al final del sexenio calderonista se comenzarían a ver los primeros frutos).

 

Por último, está la terquedad del gobierno (no tanto de los funcionarios sino del presidente) en creer que el gasto público y el control de precios nos blinda ante una recesión en EU y nos libra de presiones inflacionarias. Ya por lo pronto, la Secretaría de Economía otorgó 100 millones de pesos (al momento de escribir este artículo es lo único que se ha dado a conocer en materia de costos, pero estoy seguro de que los pactos populacheros de Calderón cuestan más) a distintos comerciantes de alimentos para que “no suban” sus precios en enero. Por Dios, ojalá que el presidente se ponga a estudiar economía básica para el próximo año (dizque tienen una maestría en el área, pero lo único cierto es que no le ha servido para nada). Ya me voy amigo lector, le reitero, le deseo un prospero año nuevo y lamento entrar en este espacio con realismo económico y tal vez, sólo tal vez, aguarle sus vacaciones y/o fiestas de fin de año.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus