VIERNES, 25 DE ENERO DE 2008
¿Qué tan liberal es usted? (VII)

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Isaac Katz







“Hoy tocaré el tema de la libertad individual y los efectos negativos que se pudiesen derivar de su ejercicio. Un principio liberal básico es que los individuos deben ser libres para decidir cómo asignar los recursos escasos que poseen mientras en el ejercicio de esa libertad no se atente en contra de los derechos de propiedad de terceros.”


Hoy tocaré el tema de la libertad individual y los efectos negativos que se pudiesen derivar de su ejercicio. Un principio liberal básico es que los individuos deben ser libres para decidir cómo asignar los recursos escasos que poseen mientras en el ejercicio de esa libertad no se atente en contra de los derechos de propiedad de terceros. Cuatro afirmaciones en el cuestionario están relacionadas con este tema: a) “el gobierno debe obligarme a utilizar cinturón de seguridad en un automóvil”; b) “para conducir un automóvil debo requerir una licencia”; c) un seguro contra daños a terceros debe ser obligatorio para un automovilista”; y, d) “prohibir fumar en lugares públicos es un atentado al estado de derecho”.

 

Respecto de la primera, la evidencia sugiere que es recomendable utilizar un cinturón de seguridad en los automóviles ya que ello reduce el riesgo de sufrir una lesión en caso de un accidente. Sin embargo, esto no es argumento suficiente para obligar al uso del cinturón ya que si un automovilista tiene un accidente en el cual resulta lesionado por no tenerlo puesto, él es el que asume prácticamente todo el costo de su irresponsabilidad. La sociedad en su conjunto no resulta significativamente afectada en su riqueza por la lesión sufrida por el automovilista irresponsable, aun cuando se utilizaran recursos públicos para atenderlo. En consecuencia, como no existe un efecto social negativo relevante de la decisión individual, no tiene porqué ser obligatorio el uso del cinturón. Que se haya puesto como obligatorio en el Reglamento de Tránsito del D. F. es un despropósito

 

En cuanto a la segunda, el gobierno tiene que asegurarse que quién opera un automóvil está capacitado para ello ya que este medio de transporte puede ser un arma letal y la única manera de hacerlo es obligar a quien desee conducir un automóvil a que obtenga una licencia demostrando que cuenta con las capacidades físicas requeridas, particularmente que vea bien, y que sabe conducir. En el caso de México es inaudito que para obtener una licencia de manejo no se haga algún tipo de examen, como también era inaudito poder obtener, en el caso del D. F., una licencia permanente.

 

Respecto de la tercera, contar con un seguro de daños contra terceros tiene que ser obligatorio ya que no existe ninguna otra forma eficiente de garantizar la restitución del daño causado a un tercero cuando por la impericia o irresponsabilidad de un automovilista causa un accidente. La negativa del gobierno del D. F. a instrumentar esta medida, ya aprobada desde hace años, es en sí misma una irresponsabilidad.

 

Finalmente, está el punto de si prohibir fumar en lugares públicos se constituye como un atentado al estado de derecho al violentar la libertad individual de los fumadores. Esto obviamente no es cierto. Que un individuo fume en un lugar público, como lo es un restaurante, contamina el aire que respiran todos los presentes y como en este caso el derecho de propiedad sobre el aire no está definido y los fumadores no pueden compensar a los no fumadores por el daño causado, la solución a la externalidad negativa es prohibir fumar en lugares públicos.

• Liberalismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus