MIÉRCOLES, 27 DE FEBRERO DE 2008
El contundente fracaso de las nodrizas oficiosas

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Los gobiernos con vocación de nodrizas suelen generar con sus prohibiciones efectos contraproducentes. Algunos ejemplos.”


La prohibición de fumar en los bares de muchos condados en Estados Unidos ha incrementado el número de accidentes fatales causados por conductores alcoholizados.

 

La anterior es la conclusión de una rigurosa investigación estadística que publicará próximamente el Journal of Public Economics con el título de "Drunk driving after the passage of smoking bans in bars", y que comentaron hace unos días tanto el diario “Boston Globe” como el economista Mark J. Perry en su bitácora  en Internet “Carpe Diem”.

 

¿Por qué la prohibición de fumar en bares habría de incrementar los accidentes automovilísticos relacionados con el consumo de alcohol? Los autores de la investigación conjeturan que los fumadores conducen más kilómetros –incrementando las probabilidades de un accidente- para encontrar un bar en el que sí se permita fumar (por ejemplo, hasta un condado donde no exista la prohibición). Otra hipótesis plausible es que un fumador consuetudinario en un bar donde se prohíba fumar sufrirá el síndrome de abstinencia y tenderá a beber más para disminuir la ansiedad.

 

Otro ejemplo: El salario mínimo, que significa prohibir que alguien gane por un trabajo subordinado menos que “X” cantidad. ¿Cuál es el efecto indeseado de esta prohibición?  El desempleo de los menos capacitados, que son, paradójicamente, quienes más requieren de un empleo (entre otras cosas, para mejorar sus capacidades mediante el mismo trabajo). En Francia, para citar un caso específico, no hay empacadores en las cajas de los supermercados porque el salario mínimo es demasiado alto respecto del valor agregado por la actividad de empacar. Lo grave no es la incomodidad para los clientes –que deben empacar ellos mismos sus compras-, sino que cientos de miles de inmigrantes llegados a Francia del Norte de África no pueden obtener ni siquiera ese empleo, ¡que desempeñarían gustosos por la mitad o menos del salario mínimo obligatorio!

 

Uno más: El “Hoy no circula”. La prohibición de circular determinado día de la semana propicia que muchas familias adquieran un segundo automóvil barato (“comodín”) que contamina más que el auto al que sustituye. Lo peor es que, ante la evidencia de su fracaso, al gobierno-nodriza lo mejor que se le ocurre es ¡incrementar la dosis de prohibiciones!

 

Como nodrizas los gobiernos no sólo son odiosos, sino un completo fracaso.

• Intervencionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus