LUNES, 7 DE ABRIL DE 2008
Los “Hugos” y el petróleo

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“¿Qué tienen en común personajes aparentemente disímbolos como Hugo Sánchez y Hugo Chávez?”


¿Qué tienen en común personajes aparentemente disímbolos como Hugo Sánchez y Hugo Chávez? No se quiebre la cabeza amigo lector, la respuesta es sencilla: el nacionalismo a ultranza y/o el sentimiento de ser el “Tlatoani,” “el salvador de la patria.” Al primero ya lo renunciaron, ya pagó su pecado. Prometió ser campeón mundial con la selección mexicana, así como calificar a todos los torneos y no cumplió. Y lo peor, desde su inicio como entrenador siempre despotricó contra todos los extranjeros; aseguraba que lo ideal sería limitar lo más que se pudiera la participación de futbolistas extranjeros en la liga mexicana; lo hacía siempre en un tono fascistoide. Claro, se le olvidó que él jugó en un país en donde fue extranjero, en donde para triunfar tuvo que soportar discriminación y mucha presión. Qué memoria tan ligera. Al inicio de su posición como director técnico de la selección mexicana, aseguraba que él pondría fin a la alineación de extranjeros (en ese tono, insisto, fascista); el tiempo le tapó la boca; terminó alineando a más extranjeros que su antecesor argentino Lavolpe (a quien Sánchez criticaba, incluso usando palabras soeces). Bien dicen, el pez muere por su boca.

 

El segundo, el más peligroso, el dictador venezolano Hugo Chávez (el gorilón rojo) que ya anunció la nacionalización (confiscación) de las empresas cementeras privadas, extranjeras y nacionales. Por primera vez, ya le pegó fuertemente a una empresa privada mexicana; hablamos de CEMEX, que tenía la mayor parte del mercado en Venezuela. Como siempre, el gobierno calderonista con su política exterior priísta (que consiste en la mediocridad del eclecticismo, o sea, en querer quedar bien con todo mundo), prosigue con su estrategia bobalicona de “agachar la cabeza.” Ojo, no se trata de responder como lo quieren algunos periodistas nacionalistas a ultranza, que se la pasan declarando estupideces como “ya le pegaron a nuestras empresas,” “urge responder por los intereses de nuestros empresarios.” Esa reacción es la clásica reacción nacionalistoide, mercantilista, que hasta quisiera ver una declaración de guerra. A ver, no han afectado a los mexicanos, el afectado es el dueño de CEMEX, Lorenzo Zambrano, pero los que sufrirán con las decisiones del gorilón rojo serán los consumidores venezolanos. Hasta el momento, Calderón sólo se ha limitado a decir que los inversionistas extranjeros están seguros en México, en donde no hay nacionalizaciones arbitrarias (perdón, pero si algún día las elecciones presidenciales las gana el partido populista-estalinista, PRD, México tendría un régimen chavista, así que no hay una real vacuna contra los comunistas totalitarios).

 

Desde hace tiempo, Calderón debería haber “pintado su raya con los dictadores,” de tal modo que ante situaciones como éstas, siguiera la estrategia de acercarse a presidentes como Álvaro Uribe, quien tiene información importante sobre las negras intenciones de Chávez. Se trataría de una estrategia no reactiva (discutir ó enfrentar al gorilón con palabras es rebajarse), sino proactiva, que a toda costa buscara prevenir a México de los ataques que por abajo del agua ya está dando Chávez (está financiando activamente a grupos subversivos; creo que sólo el gobierno mexicano no lo sabe). Ante las acciones incautadotas del gorilón, México debería reaccionar con una condena al atentado contra los derechos de propiedad, contra la libertad de elegir de los venezolanos. No más. De ahí, instrumentar una estrategia de inteligencia que combata al dictador venezolano, pero insistimos, estrategia de inteligencia, como lo ha hecho el Presidente Uribe.

 

Por desgracia, a diferencia de Sánchez, Chávez es probable que no pague sus pecados en el corto plazo. Quien ya lo está pagando es el pueblo venezolano. Y lo pagará más, pues después de acciones como éstas, no sólo ya no llegarán nuevas inversiones a Venezuela, sino es muy probable que se de una fuga de capitales en cascada. Repito, la víctima no será el gorilón, sino el pueblo venezolano.

 

Ahora estamos en condiciones de hacer otra pregunta: ¿Qué tienen en común los “Hugos” con los políticos mexicanos? Nuevamente, la respuesta es sencilla, la nefasta educación populista-nacionalista, que se enseña con mucho vigor en las escuelas latinoamericanas.

 

Luego entonces, no nos sorprendamos, PEMEX seguirá en la mediocridad, nada de reforma seria, tal vez sólo una triste “reformita,” que sólo agravará la precaria situación de la paraestatal en el futuro, pues la educación estatista de los políticos mexicanos no les permite abrir los ojos a la modernidad, ya no digamos económica, sino intelectual en general. Pobre de México, pobre de América Latina.

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus