JUEVES, 10 DE ABRIL DE 2008
Contra los monopolios, ¿cómo? (II)

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Qué pasará con las empresas que, por haber sido más productivas, y por lo tanto más competitivas, que sus rivales, logren consolidar un monopolio? Para ellas, ¿no hará falta una ley redactada en los términos de la Ley Federal de Competencia Económica, con sus avisos, amenazas y castigos?”


Para evitar los monopolios, lo único que se requiere es que el gobierno mantenga abiertos todos los sectores de la actividad productora, y todos los mercados, a todos los que, bajo su responsabilidad y riesgo, quieran y puedan participar, afirmación que llevará, a más de un lector, a hacer la siguiente pregunta: ¿qué pasará con las empresas que, por haber sido más productivas, y por lo tanto más competitivas, que sus rivales, logren consolidar un monopolio? Para ellas, ¿no hará falta una ley redactada en los términos de la Ley Federal de Competencia Económica, con sus avisos, amenazas y castigos? No, y permítanme explicarlo.

 

Supongamos una empresa que, limpiamente, es decir, sin haber recibido ningún privilegio del gobierno (apoyo, protección, subsidio, etc.), saca del mercado a su competencia, convirtiéndose por ello en monopolio. ¿Qué sucederá? Que será capaz de cobrar un mayor precio y, por ello, de generar una ganancia extraordinaria, que atraerá la atención de los capitalistas que buscan buenas oportunidades para invertir. Si son capaces de producir en mejores condiciones (precio, calidad y servicio) que el monopolio lo harán, aumentando la oferta de la mercancía, lo cual hará que su precio baje, eliminándose así la ganancia extraordinaria, todo ello en beneficio del consumidor. Si, por el contrario, no son capaces de ofrecer la mercancía en mejores condiciones que el monopolio, no lo harán, ¡siendo el monopolio la mejor opción para los consumidores! ¿Cuál es el único requisito que debe cumplirse para que se de lo anterior? Que el poder político permita la participación de todos, nacionales y extranjeros, en todos los sectores de la actividad económica, y en todos los mercados, situación ante la cual cualquier ley de competencia, y cualquier comisión encargada de velar por su cumplimiento, sale sobrando, tal y como saldrían sobrando en México si el poder político mantuviera abiertos todos los sectores de la actividad productora, y todos los mercados, a todos los que, bajo su responsabilidad y riesgo, quisieran y pudieran participar, comenzando por los sectores estratégicos de la actividad económica que, precisamente por serlo, deben estar sujetos a la disciplina de la competencia, comenzando por la industria energética – electricidad y petróleo -, que hoy sintetiza lo peor de tres mundos: el mundo del monopolio, es decir, de la empresa al margen de la competencia y, por lo tanto, de la única causa eficiente de la competitividad; el mundo del monopolio gubernamental, que tiene administradores pero no propietarios, lo cual, al no correr el administrador ningún riesgo patrimonial producto de su mala administración, introduce un riesgo moral a favor, precisamente, de la mala administración; el monopolio gubernamental en sectores estratégicos de la actividad económica que, precisamente por serlo, deberían estar sujetos a la disciplina de la competencia, en ausencia de la cual lo que existe, por definición, es la incompetencia, competencia para lo cual lo único que se requiere es que el poder político permita la participación de todos, nacionales y extranjeros, en todos los sectores de la actividad económica, y en todos los mercados.

 

Vuelvo a lo que motivó estos artículos, y me refiero a la propuesta de un funcionario de la OCDE a favor de aumentar y fortalecer los castigos para quienes lleven a cabo prácticas monopólicas, castigos que deben llegar hasta la prisión para el monopolista, castigos que, ¡obviamente!, no se aplicarán a los tres grandes monopolios que operan en el país: PEMEX, Comisión Federal de Electricidad, y Compañía de Luz y Fuerza del Centro, y no se aplicarán porque, según el artículo 28 constitucional, ninguna de esas empresas es monopolio, ¡aunque usted no lo crea! ¿Por qué? Porque así lo dispusieron quienes redactaron el mentado artículo, buena muestra de la legislación ficción.

• Competencia

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus