Pesos y contrapesos
Abr 17, 2008
Arturo Damm

PEMEX: ¿Empresa o hermanita de la caridad?

A PEMEX se le exige que sea, desde empresa productiva y competitiva, hasta hermanita de la caridad, dispensadora de bienes para todos los mexicanos, siendo que lo segundo depende de lo primero, sin olvidar, ¡aquí está el meollo del asunto!, que al cumplir con lo segundo merma su capacidad para hacer realidad lo primero, ya que, una vez que ha destinado recursos a sus tareas caritativas, no le quedan suficientes para reinvertir, ¡y de allí la urgencia de la reforma!

La tesis es la siguiente: el petróleo es de todos, razón por la cual debe usarse en beneficio de cada uno, para lo cual debe ser explotado por el gobierno, a través de una empresa creada para ello, PEMEX, cuya tarea es, ante todo, dotar al gobierno de los recursos suficientes para hacer realidad aquello de que, dado que el petróleo es de todos, debe usarse en beneficio de cada uno, lo cual hace de PEMEX, más que una empresa, una hermanita de la caridad, siendo que al final de cuentas no es ni una empresa productiva y competitiva, y por ello la necesidad de la reforma, ni hermanita de la caridad eficiente, tal y como lo muestra uno de cada dos mexicanos que todavía, con sesenta años de PEMEX a cuestas, sobrevive en la pobreza.

 

En la iniciativa de reforma petrolera presentada por Calderón, el presidente señala que “con los recursos que la reforma nos daría, el Estado podrá (sic) garantizar plenamente el acceso a la educación de calidad y a la plena cobertura de salud de todos los mexicanos”. Afirma que sí es posible,  reforma de por medio, “contar (…) con recursos para vivir mejor: más escuelas, medicinas, clínicas, hospitales, caminos, carreteras, puentes, agua potable, drenaje, electricidad, vivienda”. Señala que “con la reforma (…) tendríamos los recursos necesarios para crear preparatorias y universidades, a fin de que ningún joven mexicano se quede sin estudiar una carrera técnica o profesional por falta de oportunidades”, y termina apuntando que “sí es posible que el petróleo siga siendo una palanca de prosperidad que nos permita superar definitivamente la pobreza y garantizar la educación y la salud de todos los mexicanos”.

 

Si a lo anterior le sumamos lo que una y otra vez ha repetido Calderón - que “el petróleo es y seguirá siendo exclusivamente de los mexicanos” -, se muestra que la tesis es la dicha: el petróleo es de todos, debe usarse en beneficio de cada uno, para lo cual debe explotarse por una empresa gubernamental, PEMEX, cuya tarea principal es proveer al gobierno de los recursos necesarios para que éste, redistribuyendo entre nosotros, aunque sea en especie (escuelas, medicinas, clínicas, hospitales, caminos, carreteras, puentes, agua potable, drenaje, electricidad, vivienda), los recursos generados por PEMEX, haga realidad aquello de que, ya que el petróleo es de todos, se use en beneficio de cada uno.

 

El resultado es que a PEMEX se le exige que sea, desde empresa productiva y competitiva, hasta hermanita de la caridad, dispensadora de bienes para todos los mexicanos, siendo que lo segundo depende de lo primero, sin olvidar, ¡aquí está el meollo del asunto!, que al cumplir con lo segundo merma su capacidad para hacer realidad lo primero, ya que, una vez que ha destinado recursos a sus tareas caritativas, no le quedan suficientes para reinvertir, ¡y de allí la urgencia de la reforma!

 

¿No sería lo más sensato exigirle a PEMEX una sola tarea que, por razones obvias, debe ser la de ser una empresa productiva y competitiva, capaz de ofrecernos a los consumidores mexicanos, en las mejores condiciones de precio, calidad y servicio, petroleo y derivados? Y, suponiendo la reforma, ¿alcanzará para todo lo que ha señalado el presidente, que se sintetiza en la afirmación de que “sí es posible que el petróleo (…) nos permita superar definitivamente la pobreza”? Con una renta petrolera, que el año pasado equivalió a 15.39 pesos, diarios, por persona, ¿alcanzará? Y suponiendo, ¡lo cual es mucho suponer!, que la reforma haga posible la multiplicación por dos de la mentada renta, 30.78 pesos diarios, por mexicano, ¿serán suficientes para superar definitivamente la pobreza? ¿Qué tan eficaz hermanita de la caridad puede ser, o llegar a ser, PEMEX?

• Petróleo


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020