MIÉRCOLES, 30 DE ABRIL DE 2008
Del alza de los precios

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Ante la escasez, el alza de precios es, más que un problema, la solución, y que la alternativa, una mayor escasez, es peor opción.”


Algunos comentarios al último Pesos y Contrapesos me indican que puede resultar provechoso insistir en un tema ya tratado con anterioridad, no hace mucho tiempo. Me refiero al alza de precios considerada, no como un problema, sino como la solución a un problema.

 

En mi última colaboración, que trató sobre el impacto que el alza en los precios de algunos alimentos ha tenido en el bienestar de muchos seres humanos, afirmé que el problema de fondo no es dicha alza, sino los ingresos, entre uno y dos dólares diarios, de mil quinientos millones de seres humanos. Ese es el verdadero problema, no el aumento en el precio de los alimentos, que bien puede ser la solución a un problema más grave, el de la escasez, sin olvidar que un precio elevado siempre es menos malo que la falta de la mercancía en el mercado.

 

Aclaro lo anterior porque, ante lo escrito en el último Pesos y Contrapesos, más de un lector manifestó su desacuerdo, afirmando que el verdadero problema es el alza en los precios de los alimentos, y no un ingreso que, para mil quinientos millones de seres humanos (que, dicho sea de paso, son quienes han resentido el alza en los precios de los alimentos), no es mayor que los dos dólares diarios, agregando que no sé lo que escribo, razón por la cual, por lo menos para uno de esos lectores, debería dejar de hacerlo.

 

Dicho lo anterior, comienzo afirmando que, dado que el problema económico es el de la escasez, lo deseable es que los precios sean los más bajos posibles, pero sin olvidar un pequeño detalle: dado que, efectivamente, el problema económico es el de la escasez, lo deseable es que los bienes y servicios se encuentren en cantidades suficientes, para lo cual se requiere que, cuando la demanda es mayor que la oferta, y con el fin de que la cantidad ofrecida aumente hasta igualar a la cantidad demandada, los precios suban, alza de precios que entonces se convierte en la solución al problema de la escasez, que se genera cuando la demanda es mayor que la oferta, que es, precisamente, lo que ha sucedido en el mercado de aquellos alimentos cuyos precios han aumentado, y que ha sucedido, uno, porque la demanda por alimentos, al paso de la mejora en las condiciones de vida en India y China, ha aumentado y, dos, porque, al paso de su uso con fines energéticos, la oferta de maíz, para fines alimenticios, se ha reducido, lo cual ha generado una serie de aumentos en los precios de otros alimentos, no solamente granos, sino también carne y lácteos. Me explico.

 

Gracias a los subsidios otorgados a la producción de etanol, una de cuyas materias primas es el maíz, la demanda de éste para tales fines ha aumentado, lo cual ha dado como resultado que su oferta, para fines alimenticios, haya disminuido, sin olvidar que, con el fin de cosechar más maíz para producir etanol, se ha sembrado menos de otros granos (por ejemplo: arroz, frijol, trigo), por lo que su oferta ha disminuido y su precio aumentado. Por último, no hay que olvidar que muchos de estos granos se usan para alimentar ganado, razón por la cual el costo de dicha alimentación ha aumentado, teniendo como consecuencia un incremento en el precio de la carne y de los lácteos, aumento en el precio de los alimentos que dará como resultado, no de la noche a la mañana, pero sí en algún momento, un incremento en su oferta, tal y como ya está sucediendo (por ejemplo: del 13 por ciento), con algunos alimentos (por ejemplo: el trigo), en algunos lugares (por ejemplo: la Unión Europea).

 

Lo que debe quedar claro, tal y como lo sabe quien haya cursado y aprobado Economía I, es que, ante la escasez, el alza de precios es, más que un problema, la solución, y que la alternativa, una mayor escasez, es peor opción.

• Inflación alimentaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus