JUEVES, 3 DE JULIO DE 2008
IDE ¿la solución?

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La mejor manera de combatir la evasión es el impuesto único, homogéneo, universal (¡de todos y de todo!), no expoliatorio, al consumo, no el IDE. ¿Por qué resulta tan difícil de entender?”


(Agradezco a Adriana Merchant la invaluable ayuda, con los números, para la elaboración de este escrito)

 

A partir del 1 de julio se cobra el Impuesto a los Depósitos en Efectivo, cuyo fin es reducir la evasión en el pago de impuestos, fin con el cual todos estamos de acuerdo, y con algunos de esos todos preguntándonos si el nuevo impuesto es la mejor manera de combatir la evasión. ¿Lo es? Vamos por partes.

 

Muy probablemente el nuevo impuesto tenga como resultado un incremento en la recaudación, aumento que será, dada la manera en la que operará, la tajada que se le restará a la evasión, todo lo cual apuntará en la dirección correcta, lo cual no quiere decir, ni remotamente, que se vaya a llegar a la meta, que no debe ser otra más que la eliminación de la evasión, eliminación que difícilmente se logrará con el Impuesto a los Depósitos en Efectivo, por una razón muy sencilla: en el momento en el cual el costo de depositar en efectivo, y de pagar el nuevo impuesto, sea mayor al beneficio de hacerlo, la gente dejará de hacer depósitos en efectivo y ese dinero se guardará (y en una de esas se invertirá) fuera del sistema financiero (por lo menos del formal).

 

¿Existe una mejor manera de combatir la evasión? Sí, con un impuesto único (ni uno más), homogéneo (la misma tasa en todos los casos), universal (sin ninguna excepción), no expoliatorio (para que su cobro no degenere en un robo con todas las de la ley), al consumo. ¿Cuál podría ser la tasa de dicho impuesto? Pongamos, a manera de ejemplo, una del 15 por ciento. La pregunta inevitable es, ¿alcanzará? Veámoslo.

 

En el 2007 el Gobierno Federal, por concepto del cobro de los impuestos al Valor Agregado, a la Renta, a Producción y Servicios, a Importaciones, a Rendimientos Petroleros y otros, recaudó 1 billón 1 mil 013 millones de pesos. Ese mismo año el gasto de las familias (consumo privado), las empresas (formación bruta de capital fijo) y los extranjeros (exportaciones de bienes y servicios) sumó 12 billones 799 mil 317 millones de pesos, de tal manera que un impuesto del 15 por ciento al consumo, de todo (sin excepción de ninguna mercancía) y de todos (familias, empresas y extranjeros), hubiera dado como resultado una recaudación de 1 billón 919 mil 898 millones de pesos, 1.9 veces más que lo originalmente recaudado.

 

Si de los impuestos pasamos a los ingresos totales (tributarios más no tributarios: contribuciones de mejoras, derechos, productos y aprovechamientos) del Gobierno Federal, tenemos que los mismos sumaron, en 2007, 1 billón 711 mil 539 millones de pesos, de tal manera que el impuesto del 15 por ciento al consumo, de todos y de todo, hubiera resultado 1.1 veces mayor que el total de los ingresos del Gobierno Federal.

 

Si de los ingresos totales (tributarios más no tributarios) del Gobierno Federal pasamos a los ingresos del Sector Público (Gobierno Federal más las entidades bajo control presupuestario directo: PEMEX, CFE, CLyFC) tenemos que los ingresos presupuestarios sumaron 2 billones 485 mil 638 millones de pesos, de tal manera que el impuesto del 15 por ciento al consumo, de todos y de todo, hubiera resultado el 77 por ciento del total de los ingresos del Sector Público.

 

Independientemente de las cifras, la mejor manera de combatir la evasión es el impuesto único, homogéneo, universal (¡de todos y de todo!), no expoliatorio, al consumo, no el IDE. ¿Por qué resulta tan difícil de entender?

• Reforma fiscal • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus