LUNES, 14 DE JULIO DE 2008
Consumidor, libertad y bienestar (I)

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Paul Volcker y México

Arturo Damm
• ¿Libre comercio?

Luis Pazos
• AMLO ¿regreso al PRI de los 70?

Arturo Damm
• AMLO bien, pero...

Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Qué se requiere para hacer posible la participación de cualquiera, nacional o extranjero, en cualquier sector de actividad económica y/o en cualquier mercado de la economía, con el fin de lograr la mayor competencia posible en favor del mayor bienestar posible de los consumidores?”


¿Qué tiene que ver la libertad de elección, de los consumidores, con su bienestar? Mucho, ya que lo segundo depende de la primera, al grado de poder afirmar que a mayor libertad de elección en materia de consumo mayor bienestar de los consumidores y, al final de cuentas, o por principio de ellas, ese, el mayor bienestar de los consumidores, debe ser el objetivo del progreso económico.

 

Mayor libertad de elección de los consumidores, ¿qué quiere decir? Más y mejores opciones de consumo, es decir, más y mejores mercancías, a menor precio, con mayor calidad y mejor servicio, trilogía de la competitividad que se logra a partir de la competencia entre oferentes. Vale la pena recordar que allí donde no hay competencia lo que existe, por definición, es la incompetencia; que una empresa monopólica podrá ser muy productiva (hacer más con menos y ganar más) pero no competitiva (hacerlo mejor que los demás y ofrecer a menor precio), y que la competencia entre empresas da como resultado la competitividad en las empresas, lo cual se traduce en menores precios, mayor calidad y mejor servicio, todo a favor del consumidor, quien lo que busca es, precisamente, eso, la trilogía de la competitividad. 

 

Un buen gobierno, realmente preocupado por el bienestar de la mayoría (sin olvidar que consumidores somos, no la mayoría, sino todos), es aquel que permite, en cada sector de la actividad económica, y en cada mercado de la economía, el mayor grado de competencia posible, para lo cual debe permitir que todo aquel, nacional o extranjero, que quiera participar en cualquier sector de la actividad económica, o en cualquiera de los mercados de la economía, lo pueda hacer, con una sola condición: no impedir que otros participen, impedimento que limitaría la competencia, reduciendo las opciones de consumo, limitando la libertad de elección, reduciendo el nivel de bienestar de los consumidores.

 

¿Qué se requiere para hacer posible la participación de cualquiera, nacional o extranjero, en cualquier sector de la actividad económica y/o en cualquier mercado de la economía? ¿De una ley de competencia, y de la correspondiente comisión, encargada de vigilar su cumplimiento y de sancionar a los violadores? La respuesta de la mayoría, partiendo del caso de México, sería afirmativa. En el país contamos con una Ley Federal de Competencia Económica y una Comisión Federal de Competencia Económica, siendo la primera la ley reglamentaria del artículo 28 constitucional, en el cual se señala que “en los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas…” y demás ejercicios por el estilo, razón por la cual la mentada ley tiene como fin “proteger el proceso de competencia y libre concurrencia, mediante la prevención y eliminación de monopolios, prácticas monopólicas y demás restricciones al funcionamiento eficiente de los mercados de bienes y servicios”, siendo la comisión “un órgano desconcentrado de la Secretaría de Economía, con autonomía técnica y operativa, encargado de aplicar la Ley Federal de Competencia Económica en México”, todo ello en beneficio de los consumidores, cuyo bienestar aumentará en la medida en la que cuenten con más y mejores opciones de consumo, lo cual se logra, ¡únicamente!, por medio de la competencia, lo cual me lleva, de vuelta, a las preguntas originales. ¿Qué se requiere para hacer posible la participación de cualquiera, nacional o extranjero, en cualquier sector de actividad económica y/o en cualquier mercado de la economía, con el fin de lograr la mayor competencia posible en favor del mayor bienestar posible de los consumidores?

 

Continuará.

• Competencia

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus