LUNES, 11 DE AGOSTO DE 2008
La seguridad, una falla más del Estado mexicano

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“El costo de oportunidad de los gobiernos al gastar en cosas menos prioritarias que la seguridad, lo acabamos pagando los ciudadanos con nuestras vidas. El Estado intervencionista mexicano es una muestra de ello.”


Definitivo, el Estado mexicano una vez más está fallando en una de las tareas esenciales para con los ciudadanos. Los derechos a la vida y a la libertad simplemente no están siendo garantizados por los gobiernos de todos los niveles.

 

Con impotencia, los mexicanos atestiguamos hace unos días el asesinato y secuestro de inocentes. En el Distrito Federal, como siempre, un Marcelo Ebrard frío y distante que sólo se disculpó por el secuestro y el asesinato de un adolescente cuyo padre es un empresario reconocido. El farsante gobernante y violador de derechos hasta se levantó y pidió un minuto de silencio por la víctima. ¿Por qué no hizo lo mismo con las víctimas del News Divine?

 

Luego, el Presidente Calderón salió haciendo un llamado a las autoridades del DF para una mayor coordinación entre las autoridades policiales. Pero a Calderón se le olvida que algunos de los pocos logros en materia de combate a la delincuencia se han ido por el caño en su administración. La creación de la Agencia Federal de Investigación (AFI), una policía de elite, fue uno de esos raquíticos logros en años recientes. Durante los inicios de la misma, y hasta hace cerca de dos años, la AFI se desempeñó muy eficientemente en combatir a peligrosas y bien organizadas bandas de secuestradores y defraudadores. ¿Qué pasó después con la AFI? Aunque conserva aún parte de su eficacia, la Agencia ha sido golpeada por los jaloneos y errores del gobierno federal actual. Primero, fue la terquedad de Calderón de unificar a las pocas policías de elite -creando un “monopolio al capricho”- con el resto de la policía federal (vamos, las organizaciones como tal aún existen, sólo que supeditadas a nuevas interferencias en la toma decisiones) con lo que se dio paso a infiltraciones y pérdida de rigor en la selección de los miembros que integran a la AFI. Luego, la terquedad presidencial de querer combatir a toda costa una guerra perdida: el combate a las drogas.

 

Las pifias anteriores han significado que los pocos policías preparados estén distraídos de su tarea esencial, la protección de la vida y la libertad de los ciudadanos. Un estimado amigo de profesión matemático (con un posgrado en economía) y muy hábil en materia de estrategias de inteligencia (teoría de juegos, encriptología), decidió aplicar a la AFI para el área de investigación de fraudes cibernéticos. Después de haberlo enviado a un entrenamiento riguroso con el FBI, su sorpresa más grande al regresar fue que su anterior jefe había sido removido, y lo peor, que ahora lo emplearían en combatir algunas operaciones del narcotráfico (muy peligrosas). Tras darse cuenta que sus mejores ventajas comparativas no estaban siendo utilizadas, y en cambio, la vida de su familia corría serio peligro, decidió marcharse. Hoy trabaja en un país desarrollado que sí utiliza sus capacidades a plenitud. Hace poco, un general despedido daba fe de cómo a muchos investigadores eficientes los estaban usando, junto con el ejército, de vil carne de cañón para los narcotraficantes. Vaya capital humano desperdiciado por la falta de coordinación y pifias cometidas desde Los Pinos.

 

Pero el caso en el DF es aún más atroz. Desde el inicio de la administración de Marcelo, los operativos policiacos han sido un rotundo fracaso que han costado vidas. Desde granaderos que entran a golpear y arrestar en los antros a jóvenes hasta retenes que sólo sirven para extorsionar a automovilistas, ha habido errores garrafales que han conducido a perder algunas vidas y a agredir a los ciudadanos en sus más esenciales libertades. Pero lo peor, los hechos de secuestro reciente -cometidos en un retén a plena luz del día- confirman la podredumbre que impera en la policía a cargo de Marcelo. Desde altos comandantes hasta jefes de sector, hay pruebas contundentes de que la judicial capitalina está al servicio de los delincuentes. Si bien es cierto que es un error generalizar, lo cierto es que la seguridad en el DF refleja cómo la policía está siendo usada para fines políticos y delincuenciales. En el caso de los primeros, sólo hay que ver qué patéticos se veían algunos judiciales repartiendo publicidad para las tramposas consultas de Marcelo y el PRD. ¿Por qué no estaban vigilando las calles como es su obligación? No, los ciudadanos no debemos permitir que nos tomen el pelo. Permitirlo significará la pérdida de más vidas inocentes auspiciadas bajo la codicia de poder de políticos como Marcelo.

 

Y por Dios, ojalá que los políticos no pierdan el tiempo en discutir si es hora de la pena de muerte ó no en México. Eso es demagogia pura, y lo peor, es darle al nefasto Estado mexicano el poder de asesinar con toda impunidad a los gobernados. No, por observar un árbol, no perdamos la perspectiva del bosque. Es necesario que el Estado mexicano se concentre en sus tareas de protección de los derechos naturales del ser humano, a saber, el derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad. Es hora de exigirle a los gobernantes que se concentren en sus tareas esenciales de seguridad, que creen la atmósfera para que los ciudadanos nos sintamos más seguros y por tanto seamos más productivos.

 

Curiosamente, muchos de los que hoy se desgarran las vestiduras criticando a la estrategia policial de los gobiernos, a la vez piden más intervención de los mismos en la economía (petróleo, gas, electricidad, petroquímica, refinación, etc.), haciéndole sin querer el juego a los delincuentes. Entendámoslo de una vez por todas, cuando los gobiernos se dedican a invadir con toda clase de intervenciones y regulaciones la actividad de los particulares, el resultado inexorablemente será el del descuido en las tareas de protección y seguridad de los ciudadanos. El costo de oportunidad de los gobiernos al gastar en cosas menos prioritarias que la seguridad, lo acabamos pagando los ciudadanos con nuestras vidas. El Estado intervencionista mexicano es una muestra de ello.

• Estado de derecho • Intervencionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus