LUNES, 18 DE AGOSTO DE 2008
No más pan y circo de los gobiernos

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Si los gobiernos de todos los niveles realmente quieren combatir con éxito a los criminales, no deben andar con payasadas como “reunirse en una cumbre” o “establecer la cadena perpetua”. Eso no le sirve a los ciudadanos.”


Reza un viejo y sabio dicho mexicano “ahogado el niño se tapa el pozo.” Eso es precisamente lo que ahora tratan de hacer el Presidente Felipe Calderón y el jefe de gobierno del DF Marcelo Ebrard con las recientes medidas de seguridad pública anunciadas.

 

¿Por qué hasta ahora? Sencillo, desde que tomaron el poder ambos se la han pasado gastando y gastando los recursos escasos del contribuyente y descuidando ó echando para atrás algunos avances -como lo ha hecho Calderón- en materia de seguridad pública. Se la han pasado dando pan y circo a los habitantes. Sólo el asesinato de un miembro de una familia conocida les ha presionado ahora sí a centrarse en la seguridad pública. Marcelo de plano se voló la barda con eso de crear el “FBI chilango.” Puros cuentos.

 

Marcelo de plano ha sido el peor y el más cínico. Tras comportarse como un auténtico títere de López, sólo la presión de diversas organizaciones civiles ha hecho que tal vez acepte reunirse con Calderón con total vacilación (no dice si sí ó no; obvio, está esperando la orden de López).

 

Desde el inicio de su administración, Marcelo emprendió toda una serie de programas populistas que han superado a los del mismísimo López. Desde playas artificiales hasta roscas de reyes “gratis,” Marcelo únicamente ha centrado su atención en sus programas clientelares (lo que confirma en sus palabras que “quiere la grande,” y para ello, claro, el populismo es vital), al más puro estilo del viejo PRI, que han acabado no sólo por mermar las finanzas de la Ciudad (lo que ha originado alzas descomunales en impuestos como el predial) sino por exhibir la podredumbre de la policía capitalina.

 

En el caso del gobierno federal, las pifias son también numerosas. El pretender eliminar al narcotráfico como actividad económica ilegal es imposible por más militares que se meta en la lucha. La razón es que dicha actividad se mueve por el consumo de millones de personas. Cuando los gobiernos se meten a prohibir el consumo de millones, entonces la historia da cuenta de estrepitosos fracasos. Lo ideal sería legalizar el uso de las drogas, pero entonces se nos vendría encima el gobierno gringo y la pasaríamos muy mal. ¿Qué hacer? Primero, no meter a la policía que combate al secuestro con el narco. Esa revoltura es la que estúpidamente ha hecho Calderón (imagine el lector si el FBI se pusiera a hacer la chamba de la DEA). Es cierto que algunos narcos a veces se han vuelto secuestradores, pero es precisamente ahí en donde cometen diversos errores y una policía de elite eficiente y estable los puede atrapar. Ya en el pasado la AFI lo ha demostrado.

 

En cuanto al narco, la mejor estrategia para evitar que dominen y extorsionen en regiones enteras, así como que su poder financiero impresionante siga comprando gobiernos, es crear, perfeccionar y consolidar a los aparatos de inteligencia. Algunos golpes al narco de la inteligencia militar lo demuestran. Con ello se limitaría al narco con mejor resultado que hoy. Ojo, insisto, sólo limitaría al narco, se le medio “controlaría,” pero no se acabaría con dicha actividad ilegal. ¿Se requieren recursos para estas políticas públicas de seguridad? Claro, pero para ello es vital que los gobiernos abandonen toda clase de programas populistas y los canalicen a proyectos que garanticen la vida y la libertad de las personas. Para ello es vital que los gobiernos no la hagan de hada madrina. No más pan y circo a los ciudadanos. Eso es una vil burla a la dignidad humana.

 

Si los gobiernos de todos los niveles realmente quieren combatir con éxito a los criminales, no deben andar con payasadas como “reunirse en una cumbre” o “establecer la cadena perpetua”. Eso no le sirve a los ciudadanos. Si los gobiernos quieren combatir con éxito a los criminales, entonces deben echar para atrás todos sus programas populistas y que la asignación del gasto público se dirija a programas eficientes y eficaces que combatan a la delincuencia.

 

Si los gobiernos siguen empeñados en gastar mal y en involucrarse en toda clase de proyectos estatistas, entonces las personas comenzarán a tomar justicia por propia mano. Eso sería muy grave. No hay que olvidar lo que pasó en Colombia hace una década, cuando los gobiernos de aquel país estaban empecinados en negociar con la guerrilla y gastando muy mal. Ello originó que se consolidaran distintos grupos paramilitares (cuyos antecedentes se remontan a algunas décadas) cuyo móvil era la justicia por propia mano. El delito, el narco y los ataques terroristas estaban a la orden del día en ese país.

 

Hay que exigirles a los gobiernos de todos los niveles que gasten bien. No es posible que organismos empresariales como la CANACINTRA y la CONCAMIN se unan a la exigencia por mayor seguridad y a la vez pidan más subsidios y protección por parte del gobierno. Eso es contradictorio y sólo distrae recursos para la seguridad pública. Por ejemplo, en el DF es hora de exigirle al gobierno populista del PRD que cese toda la clase de subsidios y gastos clientelares, sí esos que van dirigidos a “entretener” a la gente.

 

Entiéndanlo señores del gobierno, su labor no es dar pan y circo. Su labor esencial es crear una atmósfera de seguridad para los ciudadanos y ello no pasa por el acto de quitarle a unos para darle a otros. Definitivo señores del gobierno, NO más pan y circo.

• Inseguridad / Crimen

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus