JUEVES, 4 DE SEPTIEMBRE DE 2008
La violencia: no hay escapatoria

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Sergio Sarmiento







“No parece haber escapatoria. La inseguridad en general, pero el secuestro en particular, se han convertido en los principales problemas de nuestro país. Y la clase política no podrá resolverlos simplemente con discursos. Se requieren soluciones. Y para obtenerlas la clase política ya no puede buscar solamente su provecho electoral.”


No parece haber escapatoria. Cuando el horror empieza a olvidarse, el miedo se apodera de nosotros. Un día nos enteramos del secuestro y ejecución de Fernando Martí, el chico de 14 años por quien se había pagado ya un rescate. Unas cuantas semanas después es el caso de Silvia Vargas, secuestrada antes, más de 11 meses atrás, pero cuya familia había guardado silencio esperando que esa fuera la forma adecuada de conseguir su retorno.

 

No parece haber escapatoria. Mucha gente que me reconoce como periodista se me acerca en la calle para contarme, no sus puntos de vista sobre la reforma petrolera o sobre la economía como antes, sino sobre el secuestro del que fue objeto el hijo de un amigo o de un pariente. La capacidad adquisitiva no importa. Los secuestros que llaman la atención son los de familias prominentes, la de Alejandro Martí o la de Nelson Vargas. Dolorosos son también, sin embargo, los secuestros y ejecuciones de miembros de familias menos conocidas. La fiebre de secuestros, revela Carlos Alberto Pérez Cuevas, presidente de la comisión de justicia del Congreso del Estado de México, se ha contagiado a Ecatepec y otros municipios conurbanos de la ciudad de México, donde familias de escasos recursos entregan televisores o computadoras a cambios de los seres queridos.

 

No parece haber escapatoria. Incluso la clase política, que sólo se interesa en la inseguridad cuando el agua le llega al cuello, optó por montar una gran reunión política con tres horas de discursos y la promesa de aplicar 75 medidas contra la inseguridad. Entre los farragosos, incomprensibles discursos políticos se distinguió sólo la voz pausada pero enérgica de un padre cuyo hijo fue ejecutado por secuestrados, Alejandro Martí, quien ante la incomodidad de muchos políticos, exigió que aquellos que no estén a la altura del reto renuncien a sus cargos, porque permanecer en un puesto público sin hacer nada es otra forma de corrupción.

 

No parece haber escapatoria. Aunque los encargados de la seguridad pública nos aseguren que los secuestros representan apenas el 0.04 por ciento de todas las denuncias que se presentan ante el ministerio público, nosotros sabemos que la mayor parte de los secuestros no se denuncian. Pero además no importa qué tan numerosos sean. Sabemos que si un simple robo a mano armada nos deja inseguros durante meses o años, un secuestro acaba con nuestra tranquilidad toda la vida o termina en la mayor de las angustias con la muerte del familiar en circunstancias que nunca se aclaran.

 

No parece haber escapatoria. Los políticos han tratado de utilizar la reacción de la sociedad ante secuestros y homicidios como el del joven Martí para su provecho. Y es lógico que lo hagan. No hay causa más popular en estos momentos en nuestro país que el combate a la delincuencia. Pero el fracaso en esta ocasión tendrá un costo muy por encima de cualquier otro.

 

No parece haber escapatoria. La inseguridad en general, pero el secuestro en particular, se han convertido en los principales problemas de nuestro país. Y la clase política no podrá resolverlos simplemente con discursos. Se requieren soluciones. Y para obtenerlas la clase política ya no puede buscar solamente su provecho electoral.

 

• Inseguridad / Crimen • Impunidad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus