JUEVES, 23 DE OCTUBRE DE 2008
El catarrito

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“De nada nos servirán nuestras ventajas si no hacemos las reformas que nos permitan tener más inversión en energía, un sistema fiscal más justo y eficiente y una educación de mejor calidad.”


Pues no. Resulta que la economía mexicana no sufrirá un simple “catarrito” como consecuencia del desplome de los mercados financieros en Estados Unidos y el mundo. Ha quedado atrás la idea de que, como hemos estado muy bien portaditos en un momento en que el gobierno y la Reserva Federal de los Estados Unidos se comportaban con una irresponsabilidad supina, no tendríamos problemas por la crisis internacional.

 

Pero la crisis ya está contagiando a México y lo está haciendo por muchos lugares. El precio del petróleo, que había alcanzado niveles de hasta 140 dólares por barril, ha bajado ya a 60 dólares sin que nadie sepa hasta dónde puede descender. Las remesas de mexicanos en Estados Unidos, que crecieron a ritmos de dos dígitos en los últimos años, hoy están cayendo 12 por ciento al año. Las exportaciones mexicanas descienden también como consecuencia del desplome de la demanda en Estados Unidos por una amplia gama de precios y servicios.

 

Otros golpes están llegando por donde menos se pensaba. La turbulencia financiera ha dejado expuestos los riesgos en que muchas empresas mexicanas incurrieron en los mercados cambiarios. No fue, como falsamente lo han dicho algunos políticos, un problema de especulación en contra del peso. De hecho, lo que ocurrió es exactamente lo contrario. Un grupo de empresas participaron en el mercado de derivados y le apostaron a la estabilidad del peso en un momento en que nuestra divisa alcanzaba niveles de 10 pesos por dólar e incluso menos. Con la devaluación que se desató como consecuencia de la crisis, la cual secó los mercados tradicionales de crédito en dólares, estas firmas tuvieron que salir a los mercados a cubrir sus posiciones y con eso empujaron aún más a la divisa nacional al precipicio.

 

Toda crisis tiene costos, pero toda crisis genera también oportunidades. Éste será el caso del actual desplome de los mercados. No hay ninguna duda de que la contracción va a ser dura y seguramente prolongada, no sólo en Estados Unidos sino en muchos países del mundo. México no será una excepción. Vamos a perder un número importante de empleos en los próximos meses y esto generará angustias y presiones sociales en un país que ya ha sido víctima de los buitres del populismo.

 

Pero si llegáramos a aprovechar este momento difícil para invertir y construir una economía más eficaz, la crisis bien podría convertirse en la mejor oportunidad de la vida. Los grandes inversionistas saben hacer esto. Hoy están invirtiendo porque están conscientes de que quienes apuesten a la economía del futuro estarán en una posición ideal para aprovechar la recuperación que llegará tan ineludiblemente como ha venido la recesión que durante tantos años se pretendió evitar.

 

México sí está en mejor posición que otros países del mundo en este inicio de la crisis. Tenemos un déficit de presupuesto muy pequeño y uno de cuenta corriente que es perfectamente manejable. Nuestra banca está sólida, especialmente en comparación con el desastre que estamos viendo en Estados Unidos. Pero de nada nos servirán estas ventajas si no hacemos las reformas que nos permitan tener más inversión en energía, un sistema fiscal más justo y eficiente y una educación de mejor calidad. Estos son los elementos que nos permitirán transformar este catarrito hoy convertido en neumonía en una verdadera oportunidad.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus