MARTES, 4 DE NOVIEMBRE DE 2008
Algunas vanidades burocráticas

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“No me queda duda, la vanidad de los burócratas mexicanos es ingenua y peligrosa...”


Ya no me queda duda, la vanidad de los burócratas mexicanos es ingenua y peligrosa. Ahí está el primer burócrata, el Presidente Calderón, repartiendo, derramando sin ton ni son los recursos escasos de los contribuyentes para dizque “mantener el dinamismo económico.” Desde más dinero a empresas quebradas hasta nuevos subsidios a energéticos, Calderón le apuesta al gasto público y al endeudamiento. Cuidado, por que con esta estrategia el próximo año la economía mexicana no contará con el mismo margen de maniobra (margen resultado de tener en los últimos años finanzas públicas mas o menos equilibradas). Cuidado con endeudarse en el exterior en un escenario previsible de alza en las tasas de interés mundiales. Ojalá no se imponga la peligrosidad burocrática.

 

Ahí están también otros vanidosos, vividores del presupuesto público, los legisladores, sacando el presupuesto de egresos para como siempre, llenarle el bolsillo (con los recursos que con trabajo duro ganamos usted y yo amigo lector) a todo tipo de burócratas (desde los gubernamentales hasta los académicos), empresarios fracasados que sin dinero del erario no sobreviven, y en general a toda la mafia de parásitos que viven a costa del presupuesto. El altruismo y la vanidad de los legisladores les garantizan jugosas rentas a los vividores del presupuesto.

 

En el mismo tenor, otro burócrata vanidoso salió de Banco de México (creo que es el único de la junta de gobierno que no es economista) y declaró que de no ser por la intervención de Banco de México en el mercado cambiario, la paridad hoy estaría disparada. Vaya vanidad de escritorio, vaya vanidad de burócrata iluminado. Le enmiendo la plana. En primer lugar, el regreso aparente de la calma en el mercado cambiario obedece a la droga monetaria de la FED, que continúa bajando las tasas de interés y que recientemente firmó una línea de crédito con Banxico. Esto ha frenado un poco la salida de dólares que buscaban refugiarse en los bonos del tesoro. Pero cuidado con cantar victoria, pues esto podría ser temporal (ojalá que no y que la debacle cambiaria ya termine).

 

¿A qué obedece el encarecimiento y a veces disparo del precio del dólar respecto al peso? Predecir y/o tratar de controlar un precio de cualquier mercancía (incluyendo al tipo de cambio) es propio de economistas charlatanes y/o gobiernos populistas. Lo que si se puede hacer es diagnosticar si en un momento dado hay mayor (menor) oferta (demanda) de dólares (pesos). Para el caso del dólar, su precio se ha comportado debido a dos factores: estructurales y especulativos.

 

En el caso estructural, la oferta de dólares (y de divisas en general) se está viendo reducida de manera importante en primer lugar debido a la caída de las exportaciones ocasionada por la recesión de la economía estadounidense, a una menor entrada de dólares producto de bajas importantes en el precio del petróleo, menores remesas de los trabajadores mexicanos y a la restricción de crédito externo para las empresas mexicanas.

 

En el caso especulativo, hay movimientos de inversiones en dólares de corto plazo que en las últimas semanas se habían refugiado en los bonos del tesoro, muy probablemente apostando a que la FED termine ya con su política monetaria expansiva. A esto se han sumado arbitrajistas cambiarios (profesionales que buscan comprar divisas baratas para luego venderlas caras; ojo no son criminales como el gobierno ha querido hacer ver, sino agentes que dan liquidez a los mercados y que claro, cuando el gobierno entra a querer controlar un tipo de cambio les hace el caldo gordo) que ante las erradas intervenciones de Banxico vendiendo reservas, sólo da pie a que especulen más.

 

Que no le engañe el gobierno amigo lector, nadie desde un escritorio puede controlar un precio. Un precio es formado por millones de seres humanos que intercambian en el mercado. La actual -relativa- calma cambiaria se debe a que de momento la demanda de dólares se ha frenado un poco (y se ha combinado con un aumento potencial de la oferta), producto de un cambio en las perspectivas internacionales de los agentes económicos (la semana pasada las bolsas tuvieron alzas importantes), y definitivo, no es obra y gracia de un burócrata de escritorio.

 

Finalmente, está la vanidad destrozada del exburócrata y eterno aspirante a Mesías, López, que ya causa tirria a muchos de sus correligionarios, y que insiste en su terquedad de imponer su estatismo enfermizo a todos los mexicanos. Sin querer el PRI y el PAN le han hecho el juego. Ahí están ya recibiéndolo en el Congreso para escuchar sus rollos trasnochados estatistas. ¿Imagine el lector lo que habría ocurrido si este individuo hubiera tomado el poder? Hoy quiere reventar al régimen que no ganó. Ahí está por fortuna destrozándose la vanidad enfermiza del Mesías tropical. Aún así hay que estar atentos, pues en su caída quiere llevarse a más de uno.

 

Elecciones en EU

Parece inminente (por lo menos en las encuestas), que el candidato demócrata Barack Obama ganará las próximas elecciones en EU. Tal vez lo sepamos esta misma semana de elecciones. Por un lado, esto le tapará de una vez por todas la boca a quienes afirman que la democracia norteamericana es una simulación, una dictadura perfecta controlada por sectores blancos minoritarios. Pero por otro, puede ser el comienzo de una era estatista, de inflación, proteccionismo comercial, alza de impuestos y estancamiento económico. Ojalá no sea el surgimiento de otro “new deal”.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus