JUEVES, 13 DE NOVIEMBRE DE 2008
Calderón, ¡no, no, no y no!

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Lo que falló no fue el mercado sino el Estado, realidad que contradice lo afirmado por Calderón quien, como maestro en economía que es, no sabe cuáles son las causas de los ciclos económicos, ignorancia imperdonable en quien detenta el título de maestro en la materia.”


Felipe Calderón, quien es maestro en economía, y además presidente de la República, dijo, hace un par de días, comentando sobre la crisis económica, que “la mano invisible del mercado ha fallado y (que) se requiere (de) la mano firme y justa del Estado…”, y que “con una política contracíclica a nivel mundial se reactivará más pronto la economía” afirmaciones que, para decirlo rápido, no son verdaderas. Voy por partes.

 

La causa de la crisis, de la burbuja crediticia, con todo lo que ella trajo consigo, y del reventón de dicha burbuja, con todo lo que ello traerá consigo, se encuentra en la política monetaria practicada por la Reserva Federal, el banco central estadounidense, a partir de 2001, y puesta en práctica, nuevamente, en los últimos meses, lo cual es tanto como intentar curar un envenenamiento con más veneno. Y esa política, de creación engañosa de crédito y baja artificial en la tasa de interés, fue obra, ¡no del mercado!, sino del Estado. Esto último debe quedar muy claro: lo que falló no fue el mercado sino el Estado, realidad que contradice lo afirmado por Calderón quien, como maestro en economía que es, no sabe cuáles son las causas de los ciclos económicos, ignorancia imperdonable en quien detenta el título de maestro en la materia. Para comenzar, y en la materia no puede haber mejor comienzo, le recomiendo, de Ludwig von Mises, The Causes of the Economic Crisis, mismo que puede conseguir en: http://www.mises.org/store/Causes-of-the-Economic-Crisis-The-P323C0.aspx. Sintetizo la explicación que nos da Mises: el origen del ciclo económico, y por lo tanto de las crisis recesivas, se encuentra en el monopolio estatal de la emisión primaria de dinero, es decir, en los bancos centrales, es decir, en el Estado, no en el mercado. Una vez leído Mises recomiendo, de Murray Rothbard, The mystery of banking, mismo que puede conseguir en: http://www.mises.org/store/Mystery-of-Banking-P528.aspx. Don Felipe, ¡por favor léalos! Le harán más bien que todo lo que pudo haber aprendido en la maestría.

 

Con relación a la intención de impulsar “una política contracíclica que permita atenuar los efectos nocivos de una probable recesión mundial, a través de políticas sincronizadas en todas las economías del mundo”, con relación a ello, repito, hay que decir que la recesión causa más bien que mal, siendo en todo un mal necesario, que como tal hay que permitir, ya que es por ella que la economía se purga de las malas inversiones que se hicieron al amparo de la burbuja crediticia, a la sombra del engañoso aumento en la oferta de crédito, al impulso de la baja artificial en la tasa de interés. Es por la recesión que la economía elimina lo innecesario, lo inconveniente, lo superfluo, liberándose factores de la producción de actividades económicas que los consumidores no están dispuestos a financiar, para reasignarse hacia actividades que sí sean, sobre todo desde el punto de vista económico, productivas. Intentar, poniendo en práctica políticas contracíclicas, evitar la recesión, es tanto como intentar evitar la corrección de excesos y defectos en la asignación de los factores de la producción, y por lo tanto en la producción de bienes y servicios, defectos y excesos que deben corregirse, sobre todo si las empresas han de servir mejor al consumidor, utilizando productivamente los factores de la producción.

 

Desde el punto de vista de la ciencia económica lo dicho por Calderón, repetido, palabras más, palabras menos, por más de un gobernante, no tiene sentido. Sin embargo, es lo políticamente correcto, lo cual habla muy mal de lo político. Si eso es lo políticamente correcto, ¡¿qué no será lo incorrecto!?

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus