MIÉRCOLES, 19 DE NOVIEMBRE DE 2008
Pánico y paranoia

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Roberto Salinas







“El mundo financiero, contrario a la sabiduría del G-20, está viviendo una crisis de confianza, no una crisis de liquidez.”


Una de las características más sobresalientes de la crisis financiera global que se ha dado en la segunda mitad del año es la profunda desconfianza que se ha manifestado en el mundo de los inversionistas. El resultado neto ha sido venta de pánico generalizado, el temor de bancarrota personal ante la caída de los valores de activos financieros y activos inmobiliarios.

 

Las crisis, los episodios de pánico, no son nada nuevo. De hecho, en este país, hay una dolorosa curva de aprendizaje que se ha cosechado a lo largo de ciclos de devaluación y crisis. Pero el pánico observado en este episodio de brutal ajuste financiero es histórico. Por ejemplo, la caída de los índices bursátiles (indicadores generales como el S&P, o el índice mundial de acciones globales) observa una caída de más del 40% de sus máximos registrados durante este año.

 

Esta caída, en menos de diez meses, es equiparable al ajuste observado durante el periodo de 2000-2002—los tres años negros donde se acumularon los efectos de la crisis de las empresas “punto.com,” los atentados terroristas del 11 de septiembre, y la crisis de confianza posterior al desplome de empresas como Enron y Worldcom.

 

En esos años, hubo una sustitución de valores, en términos generales, un cambio de renta variable a renta fija. Sin embargo, las caídas este año se han observado también en los índices más sólidos de renta fija—desde fondos de bonos corporativos triple AAA hasta fondos de oro y otros bienes de supuesto valor intrínseco.

 

En el 2008, este año negro de pánico y paranoia, el único bien que registra saldo negro es el índice de bonos del tesoro. La paradoja, incluso, es que ante el miedo por parte de los inversionistas, y el dolorosísimo proceso de “desapalancamiento,” se ha dado una fuga a la calidad, pero hacia el dólar. En parte, este factor es responsable de la apreciación del dólar contra otras monedas, incluyendo el peso mexicano.

 

Este pánico generalizado tiene fundamento, en parte, en la burbuja inmobiliaria que se había generado, y que de alguna forma tenía que reventar. El endeudamiento por parte del sector privado, y de los agentes económicos, fue incentivado por un conjunto de políticas fiscales y monetarias laxas. Sin embargo, este factor no explica la particularidad especial de esta crisis, que ha registrado números rojos en todos los indicadores globales de activos, tanto de renta variable como de renta fija—con la sola excepción de los bonos del tesoro estadounidense.

 

Una explicación de este “overshooting” en el ajuste financiero es la secuencia de errores de estrategia económica bajo la administración Bush. Por ejemplo, las señales mal concebidas, mixtas, que se llegaron a enviar al decir una cosa, y hacer otra—el rescate de Fannie Mae y Freddie Mac, o dejar que Lehman Brothers cayera, mientras que se diera luz verde a la compra de Merrill Lynch, o la peor de todas, enviar el paquete de rescate a votación al Congreso, sin tener los todos los votos asegurados para su aprobación.

 

La descoordinación y la comunicación mixta, alimentaron el miedo a la evolución del proceso económico. Hagamos de cuenta que el mundo sufrió nuestro famoso error de diciembre, pero en forma exponencial, en julio, agosto, octubre, todavía en noviembre—y faltaba más, nos queda todavía el mes de diciembre.

 

Una conclusión de esta reflexión es que el mundo financiero, contrario a la sabiduría del G-20, está viviendo una crisis de confianza, no una crisis de liquidez.

• Política internacional • Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus