VIERNES, 19 DE DICIEMBRE DE 2008
Salario mínimo (I)

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor

Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“En materia del salario mínimo, ¿cual es el reto? El urgente, que baje la inflación, responsabilidad del Banco de México. El importante, que aumente la productividad del trabajo, responsabilidad de empresarios y trabajadores, sin olvidar a los sindicatos.”


Todos los años, con las variantes que impone la coyuntura del momento, en materia del salario mínimo es la misma historia: los integrantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos esperan a que el Banco de México de a conocer su proyección de inflación para el año entrante para entonces (después de arduas negociaciones entre los representantes de los trabajadores y los patrones, cada uno en su posición tradicional: los primeros exigiendo más y lo segundos concediendo menos, y con la venia de los representantes de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social), anunciar que el aumento al salario mínimo será una cuantas décimas de punto porcentual mayor que la inflación esperada, con el fin de que poco, pero al final de cuentas algo, el poder adquisitivo del salario mínimo (que además es un mini salario), aumente, lo cual se logra siempre y cuando la inflación observada al final del año resulte igual o menor que la proyectada, lo cual no siempre es el caso, tal y como no lo fue en este 2008, año para él cual la autoridad monetaria proyectó una inflación del 3.25 por ciento, que en el mes de noviembre alcanzó 6.23 por ciento (más lo que se acumule en diciembre). Suponiendo que terminemos 2008 con una inflación del 6.3 por ciento, el salario mínimo, que aumentó 4.00 por ciento en 2008, habrá perdido 2.30 por ciento de su poder adquisitivo, afectando a más o menos 6.54 millones de trabajadores que son los que, según los datos del INEGI, ganan el salario mínimo (el 15 por ciento de la población ocupada, misma que suma, más o menos, 43.6 millones de personas).

 

¿Qué ha pasado, en materia de salario mínimo, en lo que va del siglo XXI? Los asalariados, ¿han ganado o han perdido? Veámoslo año por año. En 2001 el aumento nominal al salario mínimo fue de 8.00 por ciento, la inflación alcanzó 4.40 puntos porcentuales, de tal manera que el incremento real (aumento nominal menos inflación) fue del 3.60 por ciento, a favor de los trabajadores. En 2002 la primera cifra (aumento nominal al salario mínimo) fue 5.60 y la segunda (inflación) fue 5.70, de tal manera que la tercera (incremento real del salario mínimo) fue de menos 0.10 por ciento, en contra de los asalariados). En 2003 la primera cifra fue 4.30, la segunda 3.98, y la tercera 0.32 por ciento, a favor de los trabajadores. En 2004 la primera cifra fue 4.20, la segunda 5.19, y la tercera menos 0.99 por ciento, en contra de los asalariados. En 2005 la primera cifra fue 3.90, la segunda 3.33, y la tercera 0.57 por ciento, a favor de los trabajadores. En 2006 la primera cifra fue 4.00, la segunda 4.05, y la tercera menos 0.05 por ciento, en contra de los asalariados. En 2007 la primera cifra fue 3.90, la segunda 3.76, y la tercera 0.14 por ciento, a favor de los trabajadores. Por último, para 2008 al aumento nominal al salario mínimo fue del 4.00 por ciento, se espera que terminemos el año con una inflación del 6.3, lo cual dará como resultado, en contra de los 6.54 millones de trabajadores que ganan el salario mínimo, un decremento en su poder adquisitivo del 2.30 por ciento.

 

De los ocho años transcurridos del siglo XXI, en cuatro, curiosamente los nones (2001, 2003, 2005 y 2007), el salario mínimo registró un aumento en su poder adquisitivo, aumentó que promedió 1.16 por ciento, poco, muy poco, pero aumento al final de cuentas. En los otros cuatro, curiosamente los pares (2002, 2004, 2006 y 2008), el salario mínimo perdió poder adquisitivo, pérdida que en promedio fue del 0.86 por ciento. Entre 2001 y 2008 se acumuló una inflación del 42.60 por ciento, periodo a lo largo del cual el aumento nominal al salario mínimo fue del 44.70 por ciento, por lo que, entre enero del 2001 y diciembre del 2008, el salario mínimo registró un aumento, en su poder de compra, de 2.12 por ciento, insuficiente desde cualquier punto de vista.

 

En materia del salario mínimo, ¿cual es el reto? El urgente, que baje la inflación, responsabilidad del Banco de México. El importante, que aumente la productividad del trabajo, responsabilidad de empresarios y trabajadores, sin olvidar a los sindicatos.

 

Continuará.

• Salario mínimo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus