VIERNES, 26 DE DICIEMBRE DE 2008
Del salario mínimo (III)

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El aumento en la productividad del trabajo, ¿da como resultado, de manera inmediata, de forma automática, el incremento en el salario?”


El aumento al salario debe darse en función del incremento en la productividad del trabajo, y no a partir de la inflación esperada, tal y como sucede en México, comenzando por el salario mínimo, al cual le siguen los salarios contractuales: una vez elegido, en función de la inflación esperada, el aumento al salario mínimo, el mismo sirve para determinar, a lo largo del año, el incremento que se otorgará a los salarios contractuales, incremento que siempre resulta semejante a aquel.

 

En teoría la afirmación es correcta: el aumento al salario debe darse en función del incremento en la productividad del trabajo. Sin embargo, en la práctica, el asunto presenta algunos problemas, de entre los que destacan dos. Primero: la medición de la productividad, y de su aumento, del trabajo del asalariado. Segundo: supuesto el aumento en la productividad del trabajo, el consiguiente incremento en el salario, algo que no sucede de manera automática. Comienzo por éste último punto.

 

Demos por hecho el aumento en la productividad del trabajo, de tal manera que el trabajador es capaz de hacer lo mismo con menos o, todavía mejor, de hacer más con menos, siendo que cualquiera de las dos opciones implica una reducción en el costo de producción y, todo lo demás constante, comenzando por el precio al cual se ofrece la mercancía, más ganancia, debida al aumento en la productividad del trabajo. Ese aumento en la productividad del trabajo, ¿da como resultado, de manera inmediata, de forma automática, el incremento en el salario? No, claro que no. Entre lo primero - incremento en la productividad del trabajo -, y lo segundo - aumento en el salario -, media la decisión del patrón para pagarle más a sus trabajadores, asunto que es, ante todo, una cuestión de tipo ético, es decir, algo que depende de la libertad del empleador, siendo por lo tanto su responsabilidad, que en este caso debe actuar a favor de la justicia: si el trabajador aumentó su productividad es justo que se le pague más.

 

La medición de la productividad, y de sus aumentos o disminuciones, es algo que se complica considerablemente, sobre todo cuando el trabajador coopera con otros trabajadores, y utiliza maquinaria y equipo, para producir bienes y servicios, tal y como sucede en las empresas. Medir el aumento en la productividad del trabajo de un trabajador que solo (por ejemplo: un conferencista), sin la participación de nadie más, ofrece alguna mercancía (por ejemplo: conferencias), es fácil: basta comparar el precio al que vendía antes del aumento con aquel al que vende después del incremento para conocer el dato (lo cual quiere decir que la productividad y sus aumentos, al final de cuentas, los mide el consumidor, lo cual no quiere decir que todo aumento en el precio se deba a un incremento en la productividad del trabajo, pudiéndose deber, por ejemplo, a un incremento en la oferta). La medición de la productividad, y de sus cambios, se complica cuando quienes trabajan en la producción de mercancías son más de uno, sobre todo si la misma involucra desde trabajo operativo hasta trabajo directivo, sin olvidar que el salario no está determinado únicamente por la productividad del trabajo. En él también influyen desde la relación entre la oferta por, y la demanda de, trabajo (algo que, me parece, influye más que la productividad), hasta las leyes laborales y prácticas sindicales (que pueden influir más que la oferta y la demanda), todo lo cual complica más el asunto, pero no al grado como para que el patrón no sepa si puede, o no, pagarle más a sus trabajadores, asunto que antes que otra cosa es ético. Los patrones, ¿pueden pagar más a sus trabajadores? Y si pueden hacerlo y no lo hacen, ¿están actuando correctamente?

• Salario mínimo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus