MIÉRCOLES, 31 DE DICIEMBRE DE 2008
¿Ahorrar es pecado?

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Paul Volcker y México

Arturo Damm
• ¿Libre comercio?

Luis Pazos
• AMLO ¿regreso al PRI de los 70?

Arturo Damm
• AMLO bien, pero...

Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“¡Muerte a las hormigas, que vivan las cigarras!”


Se atribuye a John Maynard Keynes haber formulado la siguiente paradoja respecto del ahorro en épocas de recesión: A un individuo le conviene ahorrar, gastar una cantidad menor a la de sus ingresos ciertos, pero si todos ahorramos caerá más la demanda agregada y se agravará la recesión.

 

Una cosa puede apostarse como segura para el 2009 que comienza: No escucharemos a ningún político en el mundo exhortando a la gente a disminuir sus gastos. La fuga hacia delante, que se dibuja en el horizonte como ¿solución? a la crisis, ordena por el contrario: “A gastar, a gastar, que el mundo se va a acabar”.

 

Los primeros que han marcado la pauta han sido los políticos. Por ejemplo, Barack Obama y su equipo prometen un gasto público multimillonario: autopistas, escuelas, puertos, red de fibra óptica, desarrollo tecnológico de opciones energéticas “limpias” y demás. En México ya se decretó a los cuatro vientos que desde el primer minuto de 2009 hay que gastarse el dinero público a manos llenas, que no se noten miserias porque el peor pecado –al parecer- es incurrir en un “subejercicio”, algo equivalente a lastimar a inocentes animalitos o a decir que la mayor parte de la obra del festejado Carlos Fuentes es bastante mala.

 

Y si nos endeudamos para gastar más con suerte nos darán el premio anual de la estrategia contracíclica, porque contribuiremos a despertar de su parálisis al apabullado crédito y a expulsar a los demonios del temor y la prudencia que han invadido súbitamente a los banqueros.

 

Si vemos el asunto globalmente, la receta sería que los estadounidenses no detengan sus ansias de consumo mientras que para los chinos es que sigan trabajando duro para venderles mercancías a los consumistas estadounidenses; con los excedentes, los chinos deberán seguir comprando bonos del tesoro estadounidense, con tasas que tienden a cero, para que sus clientes puedan seguir viviendo el auténtico “sueño americano”: vivir muy por encima de su capacidad para generar valor agregado…

 

Vista de esta forma la “solución” a la crisis es jugar a que mantenemos el inestable equilibrio de acreedores-deudores, ahorradores-gastadores como ha sido en los últimos años y como si no hubiesen habido burbujas especulativas que se desinflaron, ni quiebras, ni rescates, ni estafas de 50 mil millones de dólares como las que consumó el astuto Bernie Madoff.

 

¿Usted se la cree? Yo no.

• Problemas económicos de México • Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus