VIERNES, 13 DE FEBRERO DE 2009
Madoff y los pseudo capitalistas

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Alejandro A. Tagliavini







“No hay cosa más falsa que un burócrata "controlando" al sector privado porque la característica del mercado es su configuración y acción en el tiempo. Para cuando el burócrata advierte una operación "buena" o "mala", el mercado ya evolucionó y la acción es historia.”


El escándalo de Bernie Madoff proporcionó armas a muchos que no tienen idea de lo que es el mercado. No discutiré aquí lo qué es el capitalismo, pero debe quedar claro que las actividades fraudulentas de Madoff fueron posibles porque el Estado y los burócratas impiden el normal desempeño del mercado y nos aseguran que "controlan el delito", cuando en realidad lo crean.

 

Un caso emblemático entre quienes se dicen capitalistas, pero que por ignorancia presentan una idea del mercado francamente desagradable, es el de Mariano Grondona, quien también escribe brillantes columnas. En "El capitalismo, la democracia y la integridad" asegura que "la gigantesca "bicicleta" urdida por... Bernard Madoff... vino a confirmar la seguidilla de... escándalos de toda índole que han acompañado la actual crisis financiera... Desde la desmesura de los préstamos hipotecarios hasta la infinita sofisticación de los ‘derivados’ que sólo existían en las alucinantes computadoras de sus creadores, hemos asistido a... una ola colosal de irresponsabilidad”.

 

¿Qué habrá querido decir con "desmesura de los préstamos hipotecarios"? Recodemos que después del 11 de septiembre de 2001, la Fed (el banco central de Estados Unidos) bajó la tasa de interés al 1% con lo que irresponsablemente incentivó la desmesurada proliferación de créditos. Irresponsables no fueron las personas ni el mercado, sino la burocracia estatal de la Fed.

 

Los derivados no son alucinaciones de personas o computadoras, son útiles e inteligentes esquemas financieros que permiten multiplicar sanamente el dinero, de manera que crezcan las inversiones; es decir, la producción, los salarios y el consumo. En un mercado donde no hay burócratas que modifican las tasas de interés todo el tiempo -provocando fuertes y bruscos cambios en los flujos de dinero-, estos instrumentos promueven el bienestar.

 

Tras el caos producido por la Fed al variar tan brutalmente las tasas, muchos quebrantos han aparecido y ahora se dan cuenta que estos ocurrieron "al margen, por descuido o complicidad de las autoridades". No hay cosa más falsa que un burócrata "controlando" al sector privado porque la característica del mercado es su configuración y acción en el tiempo. Para cuando el burócrata advierte una operación "buena" o "mala", el mercado ya evolucionó y la acción es historia.

 

Madoff mentía. Su falso esquema consistía en la compra de una canasta de acciones del índice S&P100, la venta de opciones “call” sobre esa canasta y la compra de opciones “put”. Haciendo una investigación histórica de esa estrategia se comprueba que es imposible lograr los resultados que Madoff aseguraba obtener.

 

A pesar de que existían muchas dudas en Wall Street, la Securities Exchange Comision (SEC) investigó a Bernie en dos ocasiones y le dio patente oficial de serio y legal, acallando a sus críticos. Con razón Phyllis Molchatsky, quien invirtió 2 millones de dólares con Madoff, exige que la SEC le reintegre sus pérdidas. Pero el Estado las hace pero no las paga y la doctrina de la inmunidad soberana limita las demandas contra las entidades estatales.

 

Las reglas que deben seguirse para adaptarse al orden en que se desarrolla la naturaleza humana y social conforman la moral y la ética. Por el contrario, la violencia, la coerción y la coacción violan el orden natural. Así, cuando un Estado impone a las corporaciones, o a cualquier persona, regulaciones contra la naturaleza humana se comporta inmoralmente y destruye las acciones del mercado. Eso sucede cuando la Fed maneja compulsivamente los esquemas monetarios y financieros y la SEC "regula" los mercados bursátiles.

 

___*Analista político argentino.

© www.aipenet.com

• Intervencionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus