MIÉRCOLES, 18 DE MARZO DE 2009
La creatura del Park Hyatt

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“Lo que los políticos identifican como agresiones globales del capitalismo, es sólo el intervencionismo que se derrumba frente a los verdaderos mercados libres.”


En una isla sobre las costas de Georgia, en Noviembre de 1910 se desarrollaba una singular concentración. Acudían a ella el grupo de banqueros más acaudalados de la época para emerger con un engendro, la “Creatura de Jekyll Island:” El Fondo de la Reserva Federal.

 

Los objetivos del novedoso organismo serían: 1) Eliminar la competencia de los bancos regionales. 2) Controlar la creación de dinero para frenar la formación de capital privado, logrando el monopolio de las fuentes de capital. 3) Llevar las reservas de los bancos a un solo recipiente para controlarlos. 4) Sí este cartel enfrentara problemas, se endosarían a los causantes.

 

Después de que el bully boy, Teodoro Roosevelt, tendiera las primeras redes de la opresión económica al pueblo de EU, estos singulares magnates tiraban una segunda la cual, complementada con los efectos de la Primera Guerra Mundial, postraría al mundo ante el altar de Wall Street y Washington. A partir de esos momentos el FED emergía como el instrumento de explotación mundial más siniestro y poderoso de la historia.

 

En 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial, los herederos de Jekyll Island se reunían ahora en Bretton Woods. El motivo de esta nueva convocatoria era, aprovechando la miseria producto de la guerra, tender la siguiente red de la prisión global: Un nuevo orden monetario mundial y sus centinelas; el FMI, el Banco Mundial y lo que sería la OMC.

 

El liberalismo que le diera vida a los EU para convertirlo en el país más rico y poderoso del mundo, fallecía dando vida a lo que el gran Mises bautizara como el Intervencionismo. Durante los siguientes 60 años, la industria que más creciera a nivel mundial fueron los gobiernos. El capitalismo de EU mutaba al intervencionismo.

 

El día de que Barak Obama tomaba las riendas del poder, un grupo elite del partido demócrata se reunía en el Park Hyatt Hotel de Washington. Participaban Paul Volcker, ex gobernador del FED, Larry Summers, ex Secretario del Tesoro y toda clase de luminarias. Tomaba la palabra Bill Clinton expresando un apasionado punto de vista acerca de las implicaciones políticas que generaba la crisis: “Estamos ante un momento histórico. Tendremos una mayoría progresista (socialista) durante los siguientes 30 años.”

 

Explicaba cómo el cataclismo financiero representaba una oportunidad única. “El presidente Obama tiene ante sí la oportunidad histórica para actuar con una libertad nunca vista y llevar al país por nuestro sendero.” Con la astucia que lo caracteriza, exponía cómo el sentimiento de las masas se volcaba culpando al capitalismo por la crisis lo cual, abría la gran verja de sus aspiraciones.

 

Hábilmente identificaba como el arma más potente de su arsenal, esa creencia generalizada de cómo una cruel falla en los mercados provocara la masacre. Pero cualquier pensador con un par de neuronas en el cerebro, sabe que la crisis actual es causa de gobiernos intervencionistas que no aprendieron de los errores del pasado.

 

LA BURBUJA DE CLINTON

El legendario Ron Paul en 1997 afirmaba: “En lugar de basar el desarrollo de los EU en la producción y ahorros para formación de capital, la economía se sostiene con la maquinaria de crédito del FED. Cuando el crédito es creado sin bases y los tipos de interés son artificialmente mantenidos, el resultado son inversiones mal estructuradas y problemas financieros preludio de grandes crisis. Esta inflación monetaria ha edificado el escenario para la ya muy próxima recesión que será especialmente grave.”

 

LA BURBUJA DE HOOVER

La actual crisis es una cruel copia de la de 1929 provocada por el gobierno. Durante la década de los años 20, las presidencias de Harding, Coolidge y Hoover se dedicaron a promover la producción industrial, el consumo, etc. para fomentar el desarrollo y abandonar la crisis de post guerra. Lo hacían facilitando el crédito con tasas artificialmente bajas que promovió el FED, para luego pasar el proteccionismo comercial.

 

Durante los llamados "años rugientes" se abusaba de inversiones bursátiles con dinero prestado por los bancos. Cuando finalmente el gobierno subió las tasas de interés, los especuladores habían tomado un porcentaje sin precedente de fondos disponibles en los bancos, lo cual produjo el jueves Negro, 24 de octubre de 1929.

 

LA BURBUJA BUSH-CLINTON

En los dos períodos presidenciales de George W Bush, desde el 2001 al 2009, se siguieron acciones similares. Ante la emergencia de la burbuja de Internet (Clinton) y el ataque a la Torres Gemelas, la economía se frenó y nuevamente se inundó el mercado de liquidez con tasas de interés artificialmente bajas fijadas por el FED.

 

Los programas del presidente Clinton “forzaron” que una mayor cantidad de americanos fueran propietarios, pero abusando se financiaba hasta el 100% de los inmuebles incluyendo a quienes no calificaban. En esta ocasión el apalancamiento se produjo por la "securitización" con papeles de deuda que inundaron el mundo. Cuando el gobierno americano subió las tasas de interés se produjo el colapso del mercado hipotecario el cual, a través de la "securitización," afectó al resto del mundo.

 

A cincuenta días del inicio de la maquinaria Obama, exitosamente han logrado se inflame el odio capitalista para arreciar su toma por asalto de la economía con un claro objetivo, socializarla. El gran propósito de Obama, ante su visión de un mundo de inequidades y olvidando el esfuerzo personal, es el establecer una “economía redistributiva del ingreso.”

 

Pero lo que estos políticos identifican como agresiones globales del capitalismo, es sólo el intervencionismo que se derrumba frente a los verdaderos mercados libres. Son los mercados calificando el intervencionismo de los EEUU, el alcanforado capitalismo de la Europa reumatoide, el capitalismo mexicano del Chapo Guzmán.

 

El debate hoy día debería ser, no quien es mejor determinando la oferta de dinero y los tipos de interés. Deberíamos debatir qué nos ha generado el tener un sistema monetario manipulado y controlado. En lugar de argumentar cuándo deberíamos provocar alzas y bajas en los tipos de interés, deberíamos debatir si los intereses y precios que fija el mercado son superiores al confeti que usamos como dinero para prevenir inflación, recesiones, y dolorosos periodos de masivo desempleo como el que cubre al mundo en estos momentos.

 

Sr. Presidente Obama: para repartir caldo de pollo, primero necesita conseguir el pollo. Entonces, en lugar de contagiarse con el irresponsable acelere de la “creatura de Park Hyatt” para redistribuir algo que no existe, pongamos atención a la reacción del pueblo de EU que, como lo hiciera al inicio de su revolución, tiene ya establecidas más de 500 versiones del “Partido del Te” mostrando su decidida oposición, cuando enarbolan la bandera que reza: “No me vuelvan amenazar.” Esto es el primer round.

• Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus