JUEVES, 19 DE MARZO DE 2009
Readaptación de la sociedad a las cárceles

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Fernando Amerlinck







“Las cárceles sirven como paradigmas de imitación para que la sociedad se readapte a sus usos y costumbres, técnicas y prácticas. Es ése el curioso tipo de readaptación social que producen.”


Jamás había entendido por qué los penales, cárceles, presidios, reclusorios, penitenciarías, calabozos, apandos, botes, galeras y demás ergástulos se llaman en México “Centros de Readaptación Social”.

 

Hoy comprendo claramente por qué llaman así a esas academias del secuestro; centrales operativas de la extorsión; clínicas productoras de narcotraficantes; universidades para criminales; locales de encuentro y fortalecimiento de bandas; circuitos de castigo para inocentes que no pueden pagar abogados maniobreros o defensores competentes; centros para reclutar asesinos y ladrones; espacios de esparcimiento alcohólico—sexual—habitacional—social—gastronómico—musical para reos pudientes; ámbitos propicios de esclavitud por deudas para reos no pudientes, al enganchar cómplices pagándoles una fianza; tecnológicos para entrenamiento y capacitación en crímenes diferentes de los que alguien purga allí; succionadores de dinero para mantener a vagos con nuestros impuestos; mercados de armas, puntas, comida, celulares, llamadas, visitas familiares, prostitución y demás beneficios; cancha de libre acción para el solaz y diversión de custodios sádicos; y oportunidad de entrenamiento y trabajo torturador para resentidos sociales.

 

Esos Centros de Readaptación Social no tienen ni han tenido jamás el propósito de readaptar a los presos a la sociedad, ni programas, ni capacitadores, ni reconocimientos ni requisitos ni presupuesto ni nada. Más bien lo contrario.

 

Lo que consiguen es readaptar a la sociedad para que cada vez se parezca más a una cárcel, cuya influencia rebasa sus rejas y enreja a la sociedad, a efecto de que los malhechores tengan amplia cancha de acción y sólo el 2% de ellos pise una prisión. Quienes no estamos encarcelados sentimos cada día más cómo la ciudad se asemeja a esos Centros de Readaptación que readaptan a nuestra sociedad para convertirla en presidio y a nosotros en presidiarios al arbitrio de delincuentes (con o sin uniforme) buenos para tiranizar y someter a lo peor que pueden concebir: un individuo libre.

 

Día a día somos menos libres, a merced y arbitrio de forajidos uniformados que practican la extorsión a cualquier infractor de tránsito, para la que viene a mano una muy, pero muy legal pena de corralón. Los esclavos fiscales presenciamos pasivos la impunidad fiscal de los bejaranos y demás extorsionadores, líderes sindicales y delincuentes con licencia de presión “social”, profesionales de la marcha y bloqueadores de nuestros espacios públicos y negocios; mercaderes de permisos y jueces amparadores que los acompañan; cómplices de quien ostente el privilegio de una placa o un cargo en un partido. Y desde luego, policías y demás agentes de la ley para quienes la ley es algo que toman entre los dientes.

 

Son ellos los que ejercen afuera de las prisiones, y que provienen de ellas apoyados desde adentro. Las cárceles sirven como paradigmas de imitación para que la sociedad se readapte a sus usos y costumbres, técnicas y prácticas. Es ése el curioso tipo de readaptación social que producen.

• Impunidad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus