Pesos y contrapesos
Abr 15, 2009
Arturo Damm

Legisladores, ¿tienen clara su tarea?

Lo propio del ser humano, lo han dicho desde Cicerón hasta Hume, es estar gobernado por leyes, no por hombres, a lo cual hay que agregarle que las leyes deben ser justas, siendo tales aquellas que reconocen plenamente, definen puntualmente y garantizan jurídicamente, los derechos de la persona a la vida, la libertad y la propiedad.

Lo propio del ser humano, lo han dicho desde Cicerón hasta Hume, es estar gobernado por leyes, no por hombres, a lo cual hay que agregarle que las leyes deben ser justas, siendo tales aquellas que reconocen plenamente, definen puntualmente y garantizan jurídicamente, los derechos de la persona a la vida, la libertad y la propiedad.

 

Las leyes justas tienen una doble tarea. Primera: prohibir que nos hagamos daño los unos a los otros, para lo cual se requiere de alguien, el gobierno, que castigue a quienes violen los derechos de los demás. Segunda: prohibir que el gobierno, a quien se la ha otorgado el monopolio “legítimo” de la fuerza, sea el que termine violando los derechos de los gobernados. Para lograr esto último los gobernantes deben someterse a la ley, y las leyes deben justas. El problema es que es el gobierno, en su poder legislativo, el que redacta y promulga las leyes, razón por la cual, por más división de poderes que haya, resulta juez y parte, tal y como lo vimos en el caso de los cambios que la Cámara de Diputados aprobó al 107 constitucional, con el fin de, tal y como lo ha señalado Sergio Sarmiento, “limitar severamente el derecho de amparo en materia fiscal”, materia en la cual los abusos del poder político, tanto los actuales como los potenciales, están a la orden del día.

 

Para entender mi afirmación no hay que olvidar que en México basta y sobra que el Poder Ejecutivo proponga cobrar más impuestos, y que el Legislativo lo apruebe, para que los contribuyentes terminemos tributando más, lo cual quiere decir que la discrecionalidad del gobierno (y por gobierno entiendo tanto al Ejecutivo como al Legislativo), a la hora de cobrar impuestos es total, lo cual quiere decir que el derecho de propiedad sobre los ingresos y el patrimonio no está, ni plenamente reconocido, ni puntualmente definido, ni jurídicamente garantizado, tal y como lo muestran las mentadas enmiendas al 107 constitucional, cuyo resultado es una mayor indefensión del contribuyente frente al recaudador.

 

¿Cuáles son las consecuencias de dichas modificaciones? Primero: impedir que un contribuyente, individualmente, promueva juicios de amparo, mismos que podrán ser promovidos, únicamente, por medio de acciones colectivas. Segundo: dichos juicios deberán llevarse a cabo, solamente, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y ya no en los tribunales ordinarios de amparo. Tercero, se requerirá de ocho, de los once posibles votos a favor, para que el contribuyente sea declarado ganador y el recaudador perdedor, contribuyente que, aunque obtenga un voto mayoritario, seis de once, será declarado perdedor. Cuarto, quedan prohibidas las suspensiones, tanto provisionales como definitivas, durante los juicios de amparo fiscal, por lo que al contribuyente se le obliga a pagar un impuesto que, si así lo consideran ocho de los once magistrados, puede resultar inconstitucional. ¿Y si resulta inconstitucional? El recaudador no tiene la obligación de devolver lo ya recaudado, ¡por más que haya sido inconstitucional!

 

Los legisladores, ¿tendrán clara cuál debe ser su tarea?

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante