Interamérica hoy
Jun 4, 2009
R. Bottome y N. Parra

La gran alcahuetería regional

Permitir el ingreso de Venezuela al Mercosur estaría tácitamente avalando que en Venezuela la democracia, el Estado de Derecho y las libertades ciudadanas están en plena vigencia. Pero eso sería una gran mentira y una trágica e imperdonable alcahuetería, de alta traición para quienes en Venezuela luchan por la democracia.

La historia está plagada de trágicos ejemplos de cómo la displicencia, la indiferencia, los intereses personalistas y la alcahuetería de los gobiernos han permitido que se entronicen regímenes dictatoriales que avasallan y tiranizan a sus pueblos.

 

Estas nefastas experiencias han llevado a la comunidad internacional a fijar normas tendientes a identificar tempranamente a gobiernos que se alejan de la convivencia democrática y del respeto a los derechos humanos o que restringen las libertades de sus ciudadanos.

 

Dos de estas convenciones son la Carta Democrática Interamericana y la Convención Americana de Derechos Humanos, donde se establecen los mínimos estándares de desempeño y de respeto esenciales para que se pueda calificar como democrático a un régimen.

 

Asdrúbal Aguiar, ex juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y profesor de derecho, publicó recientemente un artículo sobre 130 violaciones a los estándares democráticos cometidos sistemáticamente durante la década de gobierno de Hugo Chávez. Aguiar mantiene que estas violaciones no son simples omisiones por descuido, sino un ataque consciente y deliberado a las reglas democráticas, lo cual se ha convertido en la norma.

 

Algunas de estas graves violaciones son:

 

·         Violación al Derecho de vivir en una sociedad plural.

·         Violaciones a la libertad económica y a la libertad de libre emprendimiento.

·         Violación al Derecho de la Propiedad Privada.

·         Violación al Derecho de Sindicalización y violación al derecho a trabajar en organismos públicos sin ser coaccionados a militancia política alguna.

·         Violación a la Libertad de Expresión y comunicación.

·         Violación a las libertades políticas y religiosas.

  • Violación al derecho a manifestarse públicamente y de manera pacífica.

 

También en los acuerdos comerciales regionales se estipulan principios, valores y normas basadas en el respeto a la democracia y a los derechos humanos de obligatorio cumplimiento. Ese es el caso del Mercosur, el cual en el artículo 1° de su Protocolo de Ushuaia o Protocolo Democrático se deja sentado que "la plena vigencia de las instituciones democráticas es condición esencial para el desarrollo de los procesos de integración entre los estados partes".

 

Por consiguiente causa indignación que países de la comunidad Latinoamericana, como Brasil, a sabiendas de que el gobierno de Hugo Chávez se ha alejado de los principios del Tratado de Mercosur y de sus protocolos, estén dispuestos a hacer prevaler sus propios intereses económicos para permitir el ingreso de Venezuela. Con ello se estaría tácitamente avalando que en Venezuela la democracia, el Estado de Derecho y las libertades ciudadanas están en plena vigencia. Pero eso sería una gran mentira y una trágica e imperdonable alcahuetería, de alta traición para quienes en Venezuela luchan por la democracia.

 

___* Robert Bottome y Norka Parra son director y analista, respectivamente, de VenEconomía.

© www.aipenet.com

• Venezuela


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto