MARTES, 23 DE JUNIO DE 2009
A derribar barreras al libre comercio

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“La mejor estrategia contra cíclica global sería eliminar, ¡ya!, todas las barreras al libre comercio. Lástima que los políticos del mundo no quieran entenderlo.”


Las cifras oportunas del comercio exterior de México a mayo, dadas a conocer ayer, nos dan una fotografía bastante clara de eso que llamamos recesión mundial. El comercio mundial se ha encogido. El comercio de México con el mundo – que, ¡por Dios!, no son sólo las exportaciones sino también las importaciones- se ha encogido. Es mala noticia que estemos exportando menos petróleo, porque extraemos menos y porque los precios han sido – durante los primeros tres meses de 2009, sobre todo- mucho menores que los del año pasado. Pero es más mala noticia que estemos exportando menos productos manufacturados, por ejemplo automóviles, porque significa que la recesión global le está pegando en el corazón a un exitoso modelo mexicano de crecimiento, sustentado en las exportaciones manufactureras al mercado más grande del mundo: Estados Unidos…y a otros mercados desarrollados. Ese modelo nos permitió importar productividad – modos de hacer las cosas, si se me permite una expresión que horrorizará a los economistas tradicionales- y no sólo nos genera divisas, sino que ha mejorado sustancialmente las habilidades, destrezas y capacidades de buena parte de la mano de obra mexicana. El hecho de que exportemos menos manufacturas explica por qué estamos importando menos bienes intermedios: en los primero cinco meses de este año 31.7 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008. Esta contracción simultánea de exportaciones de manufacturas e importaciones de bienes intermedios evita que nuestra balanza de pagos sufra una perturbación mayor, lo cual es buena noticia, pero significa también que mucha gente se ha quedado sin trabajo, a la espera de una recuperación de la demanda mundial. Pero lo que sí es una pésima noticia es que podamos importar menos. La caída de las importaciones de bienes de consumo, por ejemplo, ha sido brutal en los cinco primeros meses de este año (respecto al periodo enero-mayo de 2008), nada menos que de 40.2 por ciento, puesto en dólares compramos, de enero a mayo de 2009, para el consumo final alrededor de 7,800 millones de dólares menos de lo que compramos durante enero-mayo de 2008. Cierto, buena parte de estas menores importaciones fueron de gasolina y combustibles (donde “pega” la caída doble de volumen y precio y el descenso es de más de 52 por ciento), pero de cualquier forma las importaciones de bienes de consumo no petroleros cayeron 32.3 por ciento. Con una balanza de pagos equilibrada las importaciones son indicadores de bienestar. Si importamos más, en ese contexto, vivimos mejor. Parece que es el momento de empujar, globalmente, otra estrategia contra cíclica: Derribar barreras comerciales. Daría mucho mejores resultados, y tiene mucho menores riesgos, que seguir estirando al límite las políticas fiscales y monetarias.

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus