VIERNES, 26 DE JUNIO DE 2009
Democracia amordazada

¿Es justo que el gobierno, por medio de leyes, prohíba el libre tránsito de personas entre países y la libre compra-venta de drogas?
Sí, porque ambas acciones causan daño a propios y terceros
No, porque ambas acciones no violan los derechos de los demás
No sé



“La única manera verdaderamente funcional de acabar con el problema de la inmigración ilegal y de los tráficos mafiosos es legalizando las drogas y abriendo las fronteras de par en par.”
Mario Vargas Llosa

Luis Pazos









“La reforma electoral promovida por los partidos perdedores, PRI y PRD, en la elección presidencial del 2006 amordaza a la sociedad civil en los procesos electorales. Esa limitación a la libertad de expresión convirtió a la democracia en una partidocracia. Pero no votar sólo mantiene o empeora esa situación.”


El enojo de muchos ciudadanos que predican no votar o el voto en blanco, arranca con la reforma electoral promovida por los partidos perdedores, PRI y PRD, en la elección presidencial del 2006. En septiembre del 2007 reformaron el Art. 41 constitucional, que en varios aspectos amordaza a la sociedad civil en los procesos electorales.

 

Les quita voz a los ciudadanos aunque les deja el voto. Esa limitación a la libertad de expresión convirtió a la  democracia en una partidocracia. También desilusiona a muchos votantes los desacuerdos y discusiones interminables en el Congreso sobre reformas estructurales que son necesarias para revertir la pérdida de competitividad internacional.

 

Mientras muchos candidatos prometen empleo, sus diputados en las dos últimas legislaturas se opusieron a cambios para atraer más inversión, que es la principal detonante de los altos crecimientos de China, la India, Brasil y Chile. Esos países flexibilizaron sus legislaciones fiscales, laborales y energéticas para crear más empleos.

 

En Chile y Brasil, gobiernos de izquierda, abrieron sus legislaciones a la inversión privada en la minería y el petróleo. En México, los partidos de izquierda, por motivos clientelares y corporativistas, se oponen a crear un entorno que permita más inversión, crecimiento y empleo.

 

Los partidos que perdieron la Presidencia piensan que prohibiendo constitucionalmente a la sociedad opinar en los medios masivos de comunicación durante los procesos electorales, pueden obtener más votos y poder.

 

La democracia Mexicana es inmadura, pero no votar sólo mantiene o empeora esa situación. El camino está en razonar el voto e identificar cuales partidos luchan por mejorar el entorno legal y cuales obstaculizan el cambio hacia la competitividad, la inversión, el crecimiento, el empleo y hacia una verdadera democracia.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus