LUNES, 13 DE JULIO DE 2009
La arrogancia panista: una lección para aprender

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“El PAN debe corregir y volver a sus valores tradicionales. Dormirse en los laureles del poder, lidiar con la mafia corporativa priísta, definitivamente no es buena idea. Ahí están los resultados. Ya veremos si se impone la cordura, la inteligencia ó tristemente prosigue la soberbia.”


Algunos lectores de esta columna están un poco molestos. Infiero que algunos de ellos son panistas. Al parecer el enojo proviene de mi apoyo al voto nulo. Hace algún tiempo un colega liberal y periodista de trayectoria me dio una gran enseñanza: quien escribe es responsable de lo que dice ó afirma y debe afrontar las consecuencias.

 

Esta respuesta es para los lectores educados y civilizados, no para los groseros que enviaron toda clase de improperios a mi correo personal.

 

Para empezar, el voto nulo fue un éxito numérico. Las estadísticas recientes muestran que tradicionalmente el voto nulo ronda entre 2 y 3% (la elección anterior del legislativo -la elección anterior a la reciente del 5 de julio- arrojó cifras de anulación del 3%) y según estudios académicos el mismo pertenece a errores que son propios en su mayoría a la población de menor escolaridad.

 

En las pasadas elecciones el voto nulo a nivel nacional rodeo al 6% y en el DF se acercó al 11%. Perdón, pero si el voto nulo pasa del 3 al 6%, ¡es un avance del 100%! Y no seamos ingenuos, se trata ya de personas cuya escolaridad avanzada se conjuntó con los que menos estudios tienen.

 

Si le metemos más números al voto nulo, significa que cerca de dos millones de personas anularon su voto. Si somos más estrictos y separamos a los de mayor escolaridad, significa que cerca de un millón de ciudadanos se identificó con el voto nulo. ¡Ya quisiera la partidocracia a este millón de personas!

 

En el PAN están muy molestos porque sienten que la mayoría de este millón de ciudadanos que anulamos nuestro voto tradicionalmente nos inclinamos por el voto panista, y en esta ocasión habríamos acabado haciéndole el juego al PRI y a la chiquillada política (que por cierto, se iba a acabar imponiendo el voto duro que está detrás de ellos). Qué soberbia, la de los del PAN, por eso les fue como les fue.

 

Yo no sé si los “anulistas educados” tradicionalmente se van al PAN. Por lo menos este servidor no. En las elecciones recientes he votado por el PAN por considerarlo el menos peor (en las elecciones de 1994 voté por el priísta Ernesto Zedillo por considerarlo el más preparado de los contendientes a la presidencia). En las elecciones de 2000 y 2006 voté por el PAN -elecciones presidenciales- por la ilusión de que la alternancia fuera al fin un hecho real en la incipiente -y frágil- democracia mexicana (nuevamente amenazada por cierto en el 2006 por el mesías López).

 

Sólo les recuerdo a los panistas arrogantes algunas de las causas de su escandalosa derrota:

 

-Llevan ya 9 años en el poder y no han tocado a uno sólo de los corruptos líderes sindicales priístas. Al contrario, parece que se han sentidos cómodos en el poder y con sus alianzas sólo han fortalecido al corporativismo sindical priísta.

 

-Si el fundador del PAN, Gómez Morín, se levantara de su tumba, volvería a pedir que lo regresaran a la misma. El PAN nació como un partido con base ciudadana -clases medias y pequeños y medianos empresarios- que aborrecía los métodos apestosos del PRI de ganarse al electorado dando pan y circo. Hoy el PAN hace lo mismo. Que si la laminita, que si la playerita, que si la bolsita, que si el desayunito. Qué asco.

 

-En materia económica el PAN ha sido en lo general responsable, excepto en el margen, es decir, en los últimos dos años de gobierno de Felipe Calderón. Con su política keynesiana, llena de subsidios sin ton y son, de controles de precios, de socialismo, las finanzas públicas están en severos aprietos. Que no pongan de pretexto la caída en el precio del petróleo (que en este año las coberturas nos salvaron el pellejo) ó las pensiones del gasto tradicional corriente -pensiones, salarios a maestros y médicos. El populismo calderonista se traducirá en mayor endeudamiento el año que viene.

 

-La política exterior calderonista es un verdadero asco. Calderón ha retomado a la vieja y socialista política exterior priísta. No es posible que un Presidente de derecha coquetee y le haga el juego a la izquierda estalinista de los Chávez, Morales, Ortega, Castro, Correa y últimamente a Zelaya.

 

-La sangrienta guerra contra el narcotráfico sólo ha exacerbado al crimen organizado. Entendemos que la presencia del ejército a veces es indispensable para detener las extorsiones y violencia del narco. Pero la decisión de dejarle todo al ejército agravará el problema. Lejos de armar un sistema de inteligencia avanzado, sólo desmantelaron a la AFI para juntar a toda la policía federal y sumarla a la lucha contra el narcotráfico. No se entiende que el delito del “narcotráfico puro” es total y económicamente distinto a los delitos como el secuestro, los asesinatos y la extorsión. Ya ahondaré mi crítica en este tema en otra ocasión.

 

-Calderón con sus presiones, terminó por politizar al Banco de México, que ahora ya no responde a la estabilidad de precios, sino a la política fiscal keynesiana calderonista. Qué desgracia para los mexicanos.

 

-Increíble, pero cierto, el PAN ya no forma cuadros técnicos. Ahora jala para candidatos incluso a priístas corruptos. Vaya el daño que hace la ambición por el poder.

 

-Aunque las presiones fueron priístas, el PAN terminó por hacerles el juego, y lejos de hacer una poderosa reforma energética, se conformaron con pequeñas modificaciones que siguen premiando al estatismo enfermizo.

 

-Nuevamente, con presiones priístas, el PAN terminó por ser cómplice de la censura. Desde el desmantelamiento del IFE hasta volverlo un órgano censurador, el PAN fue cómplice en el retroceso de la libertad política.

 

No soy novato y sólo anule mi voto de las elecciones federales. En las elecciones para delegados y asamblea seguí votando por el menos malo, el PAN. Sería una pesadilla si mi delegación es invadida por el PRD ó PT.

 

El PAN debe corregir y volver a sus valores tradicionales.

 

El voto nulo es un éxito numérico. Definitivo, las redes sociales a través del internet están creciendo en México. No sé si esto sirva para acabar con la partidocracia. Ese es otro tema.

 

Pero en esto, en el acabose de los privilegios partidistas, efectivamente, no es sólo el asunto de “anular.” Por fortuna ya hay organizaciones civiles, independientes del gobierno, que están presionando para haya reforma política. Al menos es una esperanza en nuestro nubarrón político. Ya veremos si el PAN corrige. Dormirse en los laureles del poder, lidiar con la mafia corporativa priísta, definitivamente no es buena idea. Ahí están los resultados. Ya veremos si se impone la cordura, la inteligencia ó tristemente prosigue la soberbia.

• Elecciones 2009

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus