MIÉRCOLES, 9 DE SEPTIEMBRE DE 2009
Futureando desde San Lázaro

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Después de todo, quienquiera que sea el próximo presidente de la república tendrá que generar más empleos y construir un país más competitivo. Y esto sólo se logrará si se eliminan los obstáculos que hoy impiden la inversión productiva. La tarea es mucho más importante que futurear la carrera presidencial del 2012.”


El 1ro de septiembre ha sido tradicionalmente el inicio de la temporada política de nuestro país. Y esto se ha notado ahora más que nunca. Por eso, quizá, el nuevo presidente de la Cámara de Diputados, Francisco Ramírez Acuña, señaló que de las bancadas habrán de surgir muchos aspirantes a las candidaturas presidenciales del 2012.

 

Me imagino que Ramírez Acuña, quien fue secretario de gobernación al inicio de la presidencia de Felipe Calderón, estaba pensando en él mismo. La verdad es que en los tiempos recientes ningún presidente de la república ha surgido directamente del Congreso. El presidente Calderón y el ex presidente Vicente Fox fueron diputados en el pasado, pero llegaron a la presidencia desde otras plataformas. Ni Ernesto Zedillo, ni Carlos Salinas de Gortari, ni Miguel de la Madrid, ni José López Portillo, ni Luis Echeverría fueron diputados. Gustavo Díaz Ordaz lo fue pero, como tantos otros, llegó a la presidencia desde la Secretaría de Gobernación.

 

La declaración de Ramírez Acuña, sin embargo, nos señala lo que está en la mente de algunos de los nuevos legisladores. No parecen preocuparse mucho por el trabajo legislativo que debe realizarse a lo largo de los próximos años, sino de los beneficios políticos que puedan obtenerse en los pasillos y salones de San Lázaro.

 

Sin embargo, el trabajo del Congreso a lo largo de los próximos tres años puede ser crucial para el país. Durante muchos años los gobiernos nacionales mantuvieron una política de saquear a Pemex, que explota un recurso natural no renovable, el petróleo, como forma de financiar el gasto corriente de la administración pública. Esta política simplemente no es sostenible en el mediano o largo plazos. Pero para cambiarla se necesitan reformas de fondo en la manera en que opera el Estado mexicano.

 

La responsabilidad de la LXI legislatura es enorme en ese sentido. Hemos pasado ya varios sexenios en espera de esas reformas que nos permitirían tener un país más productivo y competitivo. No podemos seguir postergando esas decisiones fundamentales para el futuro.

 

Una gran ventaja de la legislatura que empezó el 1ro de septiembre es el hecho de que el campo está abierto para la Presidencia en el 2012. En realidad es muy poco probable que el nuevo presidente surja de la Cámara de Diputados, como lo plantea Ramírez Acuña, quizá con la idea de que él pueda llegar a portar la banda presidencial. Las encuestas de opinión señalan que el favorito hoy es Enrique Peña Nieto del PRI seguido de Marcelo Ebrard del PRD y Andrés Manuel López Obrador, de cualquiera que sea el partido que represente hoy. En el PAN el único que despunta en las encuestas es Santiago Creel. Ramírez Acuña ni siquiera se asoma.

 

Ante la incertidumbre sobre quién pueda ser el próximo presidente, hay una mayor posibilidad de impulsar las reformas de fondo que no se han hecho hasta ahora. Después de todo, quienquiera que sea el próximo presidente de la república tendrá que generar más empleos y construir un país más competitivo. Y esto sólo se logrará si se eliminan los obstáculos que hoy impiden la inversión productiva. La tarea es mucho más importante que futurear la carrera presidencial del 2012.

 

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus