Ideas al vuelo
Sep 10, 2009
Ricardo Medina

Sor Juana y los adoradores del Estado

Quieren más Estado, pero no quieren impuestos. Quieren subsidios para el cine nacional, para la educación superior, para pagarle pensiones a todo mundo, pero quieren que surjan de la nada. Pero nuestra izquierda vernácula, en México y en casi toda América Latina, no lo entiende o no lo acepta.

En las famosas "redondillas" de Juana de Asbaje y Ramírez (Sor Juana Inés de la Cruz) en defensa de las mujeres hay un hermoso alegato contra la inconsistencia racional -e incongruencia moral- de quienes incitan a la mujer a ser liviana, para inmediatamente después, si acaso la mujer cede a la invitación, reprocharle su ligereza, pregunta Sor Juana:

 

¿Qué humor puede ser más raro

Que el que, falto de consejo

Él mismo empaña el espejo

Y siente que no está claro?


Y líneas atrás había escrito:

 

Parecer quiere el denuedo

De vuestro parecer loco

Al niño que pone el coco

Y luego le tiene miedo


Ayer, ante la presentación del programa económico para 2010 (proyecto de presupuesto de egresos, iniciativa de ley de ingresos, criterios generales de política económica y otras propuestas de reforma en materia fiscal), encontré a más de un político y opinante de oficio más o menos adorador del Estado, o más o menos afecto a la intervención del gobierno en la economía, atrapado en la más flagrante incongruencia intelectual y moral.


Estatólatras en apuros


Por una parte, el guión les dicta que deben criticar con más o menos ferocidad cualquier iniciativa que surja de un gobierno etiquetado (también está en el guión esto de la etiqueta) como conservador en materia de moral pública y neoliberal en materia económica, de "derecha" pues. Por otra, han pedido durante años, implorando y exigiendo más bien, que el Estado nos resuelva la vida, que el gobierno tenga una política activa que saque a los pobres de la pobreza, que el gobierno sea fuerte y cuente con recursos abundantes para salirle al paso a cualquier evento adverso, especialmente para corregir con abundantes recursos públicos lo que llaman "fallas del libre mercado" (muy pronto, en el discurso de la "izquierda" estatólatra, se dirá que los terremotos, los huracanes, el SIDA y hasta el cáncer de seno, son también fallas del mercado), y ahora se encuentran con que les disgusta sobremanera que el gobierno busque recursos para hacer siquiera una buena parte de lo que estos adoradores del Estado esperan -y exijen- que el Estado haga. Quieren más Estado, pero no quieren impuestos. Quieren subsidios para el cine nacional, para la educación superior, para pagarle pensiones a todo mundo (pensiones desvinculadas del hecho de que esas personas hayan o no ahorrado recursos a lo largo de su vida laboral; pensiones forzosas hayan o no hayan trabajado los pensionados antes de llegar a la edad de retiro), pero quieren que surjan de la nada.


Lo que algunos llaman "izquierda moderna", digamos la "izquierda" que ha prevalecido por décadas en algunos países nórdicos, ya entendió hace muchos años que, por elemental congruencia, si quieren un Estado benefactor, que los cuide desde la cuna hasta la sepultura, tienen que favorecer a la vez los impuestos elevados al ingreso, progresivos más que proporcionales, y también las contribuciones universales de tasas únicas -que sin ser progresivas, son proporcionales porque quien más gasta, más paga- que gravan al consumo. Pero nuestra izquierda vernácula, en México y en casi toda América Latina, no lo entiende o no lo acepta.


En los casos destacados de México y de Venezuela el petróleo ha sido la salvación para permitir que esta inconsistencia intelectual e incongruencia moral subsistiese por muchos años. Eso explica, en el caso de México, que la riqueza petrolera (el petróleo es de todos, aunque es más de unos que de otros) permitiese tener una estructura tributaria débil, relativamente fácil de eludir o de evadir, y un Estado gastalón, con subsidios generosos, con centenares de Institutos y organismos pagados con recursos fiscales (los ingresos petroleros son en México, más de la tercera parte del total de los recursos fiscales) que lo mismo promueven el cine, defienden -aunque sea en la retórica- la causa de las mujeres, promueven el deporte o eso dicen, se encargan (o eso dicen) del maíz, del café, de la caña de azúcar, del carbón, de la lectura de libros, de la confección de poemas, de la preservación de los pollos o de los cerdos, del cuidado de los riñones o de la prevención de la locura... El petróleo dió para eso y más.


Pero, en esta vida, todo por servir se acaba. Hasta el petróleo y hasta los yacimientos milagrosos como Cantarell (hallazgo casual que no requirió de esfuerzo o de investigación y que, para colmo de la dicha de los estatólatras, no requirió de esfuerzos denodados o de inversiones cuantiosas para extraer de él cada día cientos de miles de barriles de petróleo) y, llegada esa hora, llegado el momento en que el gobierno de México le está viendo el fondo a la alcancía (que algunos soñaron inagotable), no parece haber otro remedio que o renunciar a ese Estado benefactor, que lo mismo paga una operación de cataratas que una carrera de escultor o una vida dedicada a la "pobretología" digamos en el Colegio de México o en la Cámara de Diputados, o empezar a cobrar impuestos en serio.


Me adelanto a la objeción gastada de que el problema no es que se cobren impuestos sino que siempre los pagan los mismos, es decir quienes trabajamos en la economía formal, "con todas las de la ley" como decían los abuelos, y que no se les cobran impuestos a quienes medran en la economía informal, recordando que justamente el método más eficaz para "aumentar la base de los contribuyentes" es gravar de forma universal y con tasas únicas el consumo. También recuerdo que hay un impuesto más o menos nuevo en México (se aprobó en septiembre de 2007, apenas) que grava los depósitos en efectivo a partir de la presunción, totalmente acertada, de que tarde o temprano también el dinero de quienes medran en la economía informal llega a los bancos y, si no se acredita fiscalmente su procedencia (es decir, que provenga de alguna actividad que paga impuestos al ingreso), se le grava automáticamente. Decían que ese impuesto no iba a funcionar y, por el contrario, ha funcionado bastante bien (vean las cifras de recaudación por IDE, o Impuesto a los Depósitos en Efectivo). En todo caso, discutamos acerca de la forma de aumentar la base -el número- de los contribuyentes, pero sin dogmas de "fe tricolor" como el que aduce que generalizar el IVA y cobrarlo a todas las transacciones -lo mismo si lo que se compra es un litro de leche que si se compra una pastilla para sacarle la vuelta a la disfunción erectil- es un sacrilegio porque así lo determinó la Asamblea número tal del PRI para sacarse la espina de la "roqueseñal" y darles una lección a los odiados "tecnócratas". (Y, por cierto y por favor, distinguidos opinantes de oficio y políticos, no digan "aumentar la base gravable", éso no significa lo que en realidad ustedes quieren decir, eso significa simplemente "aumentar los motivos para cobrar impuestos" aunque se le cobren a los mismos de siempre. Aprendan a usar el lenguaje con propiedad, por favorcito).


Dejo hasta aquí las divagaciones y voy a un ejemplo concreto del "parecer loco" de algunos que, primero ponen el coco, y luego le tienen miedo:


Ayer miércoles nueve, del mes nueve, del año nueve, programa de radio conducido por Carlos Puig, discusión entre Leo Zuckerman -quien manejó la ironía de forma magistral- y Sabino Bastidas, quien se reveló como un estatólatra inconsistente, titubeante y mal informado (lo cual, de veras, me sorprende porque siempre escuché que Bastidas era una especie de "lumbrera" ideológica en las ligas ya no tan juveniles del PRI), y que transcribo a continuación. Primero va, como introducción, un "round de sombra" entre Zuckerman y Puig, que gana el primero por KO, después vienen la fina esgrima irónica de Zuckerman dejando sin argumentos lógicos a Bastidas, quien llega al extremo de proclamar casi que sin la intervención del Estado en nuestra vidas, seríamos unos miserables gusanos que se arrastran por el fango. Va.


Un debate en la radio el 09/09/09

 

Carlos Puig: Yo empiezo con Leo Zuckermann que aquí siempre ha insistido, menos Estado, más neoliberalismo y bueno pero aquí hay más impuestos, debes estar enojadísimo.


Leo Zuckermann: Bueno la verdad es que me encanta el ambiente liberal que se vive en esta cabina, el conductor poniéndose de el lado de los que pensamos que efectivamente el Estado debe de ser más chico y, por lo tanto, debe de costar menos, a todos aquellos adoradores del Estado que siempre están propugnando por una mayor intervención del Estado se están dando cuenta, pues, que las cosas cuestan y que no nos costaban porque teníamos una cosa que se llama petróleo pero "lástima Margarito".


El país se está quedando sin petróleo y entonces, ahora sí, se va a meter el gobierno en nuestros bolsillos para tratar de financiar todas las cosas que nos encantan: las regulaciones del IFE, el hecho de que los partidos tengan mucho dinero, 500 diputados, 128 senadores, una educación donde el sindicato tiene muchas prebendas y hay que darle más dinero a los maestros, en fin, podemos decir muchas cosas, que bueno, claro, una Suprema Corte que cuesta cuatro veces más que la de Estados Unidos ¿verdad?


Estas cosas cuestan, qué bueno que lo estemos discutiendo, a mí me parece fantástico que finalmente estemos dándonos cuenta, pues, de que el gobierno trae un déficit y de que las cosas cuestan y te voy a decir una cosa: creo que en la medida que el paquete que manda el Presidente Calderón es un paquete responsable porque contra lo que tú piensas de que es mejor endeudar al país, yo creo que no.


Yo creo que la gente…


Carlos Puig: No, yo no lo pienso…


Leo Zuckermann: Tú has tenido una defensa del déficit público, el déficit público es una manera de cobrar impuestos al futuro.

Carlos Puig: Perdón, no fue lo que dije yo, el FMI (?) dijo de Polonia que se va endeudar 6% este año, el FMI dijo que le parecía que en estos tiempos de recesión debería de saltarse el acuerdo, además hay que hacerlo, no lo digo yo…


Leo Zuckermann: Pero tú al estar defendiendo que México se debería de tener un mayor déficit, lo que estás diciendo es: "en lugar de cobrar más impuestos a la gente, utilicen la tarjeta de crédito y luego la vamos a pagar".


Ahora, el problema es que llega un momento en que hay que pagar la tarjeta de crédito, y si México no resuelve su estructura de recaudación ahorita pues ¿cuándo la va a resolver?


Mira yo he hablado, y con esto termino, con gente de las calificadoras; las calificadoras son muy importantes en estos momentos porque es la que te da las calificaciones para ver qué deuda, cuánto te va a costar tu deuda y ellos te dicen: "mira, nosotros estamos muy pendientes de esto porque si México no hace ahorita su reforma en la recaudación, su reforma tributaria pues ¿cuándo la va a hacer? Si no la haces cuando estás en crisis pues ¿cuándo la vas a hacer?


Y SIGUE:

 

Carlos Puig: Pero la segunda línea del primer punto del decálogo habla de blindaje para que nadie ¿te acuerdas cuando dice, todos los recursos en la pobreza, dice, blindaje para que esto no sea mal utilizado?


Entonces no sé si ese blindaje le va permitir… Sabino.


Sabino Bastidas: Mira lo que pasa es que el dato con el que sale el Presidente ayer es la fachada de la pobreza, o sea, toda esta reforma tiene un sentido de pobreza porque la explicación es posterior, la explicación de los impuestos, el debate del déficit, los impuestos que nos iban a cobrar es un segundo momento de comunicación político que es por la tarde, antes de eso tuvimos un mensaje del Presidente en donde claramente pareciera que todo está alineado en la lógica de que vamos a combatir la pobreza y eso justifica este impuesto de combate a la pobreza, este coco, este impuesto de combate a la pobreza que no es un IVA técnicamente es correcto el planteamiento no es un IVA, es un IVA disfrazado, no es un IVA en tanto que el IVA es un impuesto genérico y es un impuesto que se aplica a cualquier gasto, este es un impuesto especial en tanto que está etiquetado supuestamente para el gasto de pobreza, lo que pasa es que por el otro lado hay una reducción a la pobreza.


Entonces si bien es cierto, técnicamente no es un IVA, para el consumidor es un IVA, o sea él va a ver en su recibo al momento de pagar cualquier cosa 15% de impuesto y 2% de IVA, es una manera de disfrazar un ingreso… lo que hay que decir es que es un impuesto al pobre agregado y que finalmente va a funcionar como IVA.


Entonces aquí el tema está en como quieren aplicar este tema a la pobreza y yo la pregunta que me haría es, si esto resuelve y va alineado a la lógica del Presidente, los cambios estructurales, ninguno de los dos planteamientos, ni el de ingreso ni el de egreso me plantea cambios estructurales en el país, no estamos modificando la estructura de cobro de impuestos, lo único que hicimos es, y lo dijo ahorita alguno de los diputados, efectivamente, sobre lo que ya cobramos aumenta el estantito hasta que logremos satisfacer la carencia de…


Carlos Puig: Paramétrico, dijo, vamos a discutir mucho más ampliamente esto, quiero desarrollar esta parte de la simulación mexicana ¿qué dice Leo Zuckermann con esto del IVA que no es IVA?, ahora volvemos.


P A U S A


En nuestra mesa con Sabino Bastidas, Jesús Silva Herzog Márquez y Leo Zuckermann conversando sobre lo que ayer presentaron el Presidente primero en la mañana y después Agustín Carstens en la noche frente al Congreso de la Unión, Leo Zuckermann, decías antes de irnos, esta es una típica simulación mexicana ¿a qué te referías?


Leo Zuckermann: Bueno que este, le llaman contribución de combate a la pobreza, es un 2% pero en realidad es un IVA del 2% generalizado y yo creo que sí es un cambio estructural para el tema de ingresos que tiene el país del sector público porque bueno se viene hablando mucho desde hace tiempo de que eso es lo que necesita el país, eso va a permitir incrementar la base gravable, es decir, la cantidad de gente que paga impuestos y que hoy no paga y que va a pagar impuestos, va a ser acreditable, va a permitir echar abajo una serie de regímenes especiales que tiene el IVA, es un IVA, es como si el gobierno hubiera dicho, bueno ahora se va, vamos a subir a 17% el IVA y a los que pagan tasa cero y exentos, etcétera, vana pagar 2%, eso es un cambio estructural importante otra vez.


Lo que es increíble es, ¿cuántos años llevamos hablando de esto?, exactamente hace seis años estaba la discusión del IVA copeteado, ¿se acuerdan de Vicente Fox, etcétera? Ahora yo le quiero decir algo a la gente, insisto, la gente está muy enojada, yo estoy muy enojado, pues sí, pero acuérdense que ese es el costo de pagar un gobierno que por lo demás es bastante ineficaz pero a ustedes les gusta que el Estado esté interviniendo… les gusta que haya hospitales públicos… bueno yo creo que sí gastamos mucho en educación, yo creo que hay que bajarle al tema de la educación, como país de la OCDE… gastamos casi 7 puntos del PIB, es decir, gastamos más que Corea y la educación mexicana es la peor de los países…


Carlos Puig: Sabino Bastidas.


Sabino Bastidas: O sea todos estamos en esa… pero estamos discutiendo la educación pública, estás hablando de educación pública, yo no puedo estar de acuerdo en que no paguemos con recursos del Estado la educación pública, es que no metas todo en un mismo cajón…


Leo Zuckermann: A ver, salgan hoy a sus escuelas a demandar una educación de calidad porque el gobierno les va a cobrar más impuestos, qué bueno.


Sabino Bastidas: Se trata de gastar bien y se trata de invertir correctamente.


Leo Zuckermann: Eso suena muy bien, ¿cómo le hacemos?


Carlos Puig: Ahora, no veo en ninguna parte, dos cosas, y lo leí, por lo menos el documento público de 23 páginas, ya lo señalaba, me parece, no sé si Luis Videgaray o Vidal Llerena, ¿no?, no veo aquí gastar mejor, sí veo gastar menos, mucho, es decir, hay mucho en gastar menos, no veo en gastar mejor, y no veo algo, y no quiero seguir comparándome con otros países, no veo infraestructura, no veo anticíclico, no veo un programa de gasto que en enero, nos decía Agustín Carstens, es lo que habría que salir…


Leo Zuckerman: Pero ¿tú crees que el gobierno es la solución a la economía?


Carlos Puig: Sabino Bastidas.


Sabino Bastidas: Pero mira, muy por el contrario, estructuralmente, fíjate nada más hacia dónde estamos construyendo el modelo. Cuando el Presidente ayer nos habla de que México ha tenido cinco millones de pobres más, que son los datos de CONEVAL formales, son los datos que tenemos de CONEVAL hasta 2008, pero la caída del Producto Interno Bruto genera un aumento proporcional de la pobreza; pudimos haber generado en esta crisis, con todo 2010 hasta ocho millones y medio de pobres.


Ayer el Presidente dice, es que el impuesto que vamos a cobrar se va a etiquetar para aumentar el subsidio a la pobreza, y vamos a tener seis millones y medio de familias, casi 30 millones, dijo el Presidente Mexicano que van a recibir de manera directa un subsidio a la pobreza…


Leo Zuckerman: Y eso ¿está mal?


Sabino Bastidas: Lo que estamos construyendo es una nómina de pobres, no estamos resolviendo estructuralmente el tema de la pobreza; o sea, lo que hizo el Presidente de anunciarnos los 10 puntos de una reforma estructural, en…


Leo Zuckerman: Tú no quieres que haya nómina en los pobres…


Sabino Bastidas: Por favor, Leo, como no voy a querer eso.


Leo Zuckerman: ¿Entonces?


Sabino Bastidas: El punto es…


Jesús Silva Herzog: Ya no entendí… (Nota de RMM: Yo tampoco).


Sabino Bastidas: Yo no veo Leo, yo no veo cómo eso se ve reflejado en un presupuesto. Yo no veo reflejado los 10 puntos de Calderón en este presupuesto…


Leo Zuckerman: No, no, a ver, Calderón dice vamos a poner este IVA disfrazado del 2% para darle más dinero a los pobres ¿estás a favor o en contra de eso?


Sabino Bastidas: ¿De qué?


Carlos Puig: Él no vota, estamos analizando no votando.


Leo Zuckerman: Bueno, ¿te gusta o no te gusta?, ¿estás de acuerdo o no estás de acuerdo? Vaya, toma una posición.


Sabino Bastidas: Mira Leo, aumentar nada más el dinero en una nómina de pobres no nos va a solucionar el tema de la pobreza.


Leo Zuckerman: Entonces no hay que darle más dinero a los pobres.


Sabino Bastidas: Y no es un asunto de darle más dinero a los pobres porque suena a demagogia, eso que estás diciendo suena a demagogia, eso que estás diciendo es demagogia. Bueno entonces no me estás resolviendo el problema de la pobreza porque a los pobres los sacas de la pobreza en vías de crecimiento económico.


Leo Zuckerman: Y eso, y necesitamos al gobierno para que haya crecimiento económico.


Sabino Bastidas: El crecimiento económico tiene muchas fuentes, una de ellas, una de ellas es la manera como el gobierno gasta. Claramente, el agente económico más importante de este país es el gobierno Leo.


Leo Zuckerman: No, no, no, perdóname… agente económico…


Sabino Bastidas: El agente económico más poderoso, el que aumenta el gasto y disminuye el gasto y tiene un impacto en toda la economía es el Estado.


(NOTA de RMM: Aquí, cuando Bastidas dice esa barbaridad, mi personal detector de burradas se puso al rojo vivo)


Leo Zuckerman: Perdóname, es el sector privado, el sector privado que produce más Producto Interno Bruto.


Sabino Bastidas: El agente económico más grande es el Gobierno, el que más gasta, el que te cambia la correlación de puestos de la economía…


(NOTA de RMM: En generación de valor agregado a la riqueza de la economía el gobierno en México no llega al 15 por ciento del PIB; una cosa es que pueda obstruir mucho, otra, muy distinta, es que haga todo o casi todo)


Leo Zuckerman: Ah bueno, y es el que tiene que sacar a la economía de…


Sabino Bastidas: Y, perdóname, Leo, ¿y quién lo hizo en Estados Unidos?, porque la verdad es que la visión esta la liberal a ultranza tiene sus limitaciones, porque no me digan que la economía en Estados Unidos, después de criticar al Estado durante 25 años, después de señalar que el Estado no funcionaba, resulta que quien sacó a la economía del mundo, en esta visión…


(Nota de RMM: Bastidas está, otra vez, mal informado. La economía de Estados Unidos se está recuperando a pesar del gobierno de Obama, gracias a la iniciativa de la sociedad y de los individuos)


Leo Zuckerman: Tenía un déficit del 10% del Producto…


Sabino Bastidas: Quien sacó a la economía del mundo fueron los Estados, Leo, entonces vayan matizando su visión de que el Estado, de que el Estado del mercado, perdóname, necesitas Estado ¿eh?


Leo Zuckerman: Necesitas Estado ¿a dónde? ¿Hasta dónde necesitas el Estado? El Estado, en Estados Unidos…


Sabino Bastidas: Por lo pronto no necesito del mercado para salir adelante en la crisis.


(Nota de RMM: Otra vez, tras esta declaración de Bastidas mi detector de estupideces está a punto de estallar)


Leo Zuckerman: El Estado en Estados Unidos se endeudó 10% del Producto Interno Bruto porque tiene esa capacidad, México no la tiene; o sea, el gobierno no tiene dinero, nos queda clarísimo, se va a endeudar para sacar a la economía ¿cómo, cómo Sabino?


A ver, yo quiero saberlo ¿qué?, ¿construyendo infraestructura? No pueden echar a andar una carretera, por el amor de Dios, hombre. ¿Cuánto tiempo llevan tratando de hacer esta refinería? Por favor.


Lo que debería hacer…


(...)

Leo Zuckerman: ¿Por que hay la capacidad del Estado de endeudarse? En México, la pregunta es ¿puede el Estado mexicano endeudarse? La respuesta es no, no mucho porque ya no da para más ¿por qué? Porque los que le prestan al Estado mexicano, sí hay gente que hay del otro lado que está poniendo su dinero, dice híjole ¿de verdad estos mexicanos me van a pagar?, pues si no cobran impuestos no, y van a tener que seguirse endeudando y endeudando y endeudando para pagar hasta que llega un día y dices: "no, estos ya no tienen capacidad de pago", porque este Estado recauda…


Sabino Bastidas: Perdón, ya nada más con esto. Este Estado recauda 10% del PIB, no es nada y tú lo sabes.


Último comentario de RMM a esta aguda observación de Bastidas: ¿Y qué diablos es lo que te está diciendo Leo Zuckerman?, ¿nunca te enteraste de lo que te estaba diciendo?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Tasa de interés
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro