VIERNES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2009
Privilegios tributarios, ¿cuánto cuestan?

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Los privilegios tributarios muestran claramente que unos acaban viviendo a expensas de otros, tal y como es el caso de los contribuyentes beneficiarios de algún privilegio tributario, cuya contrapartida es la prohibición para que otros contribuyentes se beneficien de igual manera, tema que debe ocupar, ¡urgentemente!, a los legisladores.”


Los Gastos Fiscales (GF) son “los montos que deja de recaudar el erario federal por concepto de tasas diferenciadas en los distintos impuestos, exenciones, subsidios y créditos fiscales, condonaciones, facilidades, estímulos, deducciones autorizadas, tratamientos y regímenes especiales establecidos en las distintas leyes que en materia tributaria aplican a nivel federal”. Son, en pocas palabras, los privilegios tributarios que la ley otorga a ciertos grupos de contribuyentes en materia del Impuesto sobre la Renta; Empresarial a Tasa Única; al Valor Agregado; Especiales sobre Producción y Servicios; sobre Autos Nuevos, Tenencia, más los estímulos fiscales y las medidas establecidas por decreto presidencial. La Secretaría de Hacienda proyecta que, para este 2009, los GF sumarán 732 mil 667 millones de pesos. ¿Mucho? ¿Poco? Veamos.

 

Según la Ley de Ingresos de la Federación, para el ejercicio fiscal 2009, la recaudación sumará 1 billón 916 mil 395 millones de pesos, de tal manera que los GF por 732 mil 667 millones de pesos equivaldrán al 38.2 por ciento de la recaudación esperada. Dicho de otra manera: si el cobro de impuestos fuera parejo, el Gobierno Federal recaudaría 38.2 por ciento más de lo que recaudará.

 

(Dicho sea de paso: si se eliminaran los privilegios tributarios no haría falta, para llenar el boquete fiscal del 2010, proyectado en 374 mil millones de pesos, ni crear nuevos impuestos, ni elevar la tasa de algunos que ya se cobran. Suponiendo, para 2010, una cifra similar de GF, la eliminación de los privilegios tributarios alcanzaría para cubrir el boquete y sobrarían 358 mil 667 millones de pesos).

 

Obviamente que la eliminación de los privilegios tributarios tendría como consecuencia la reacción de todos aquellos que hoy se benefician de los mismos, y a quienes, con tal eliminación, el beneficio se les acabaría. Es más, muy probablemente cada uno de esos privilegios es justificado por las autoridades hacendarias precisamente por ello, porque benefician a quienes los reciben, momento de preguntar ¿dónde queda la legitimidad de un gobierno que, ¡sobre todo en materia de impuestos!, trata de manera desigual a los gobernados, sin la equidad y proporcionalidad que señala la Constitución (Art. 30)?, sin olvidar que, suponiendo constante el presupuesto de egresos del gobierno, los impuestos que unos, por obra y gracia del privilegio otorgado, pagan de menos, son los impuestos que, por obra y gracia de la prohibición impuesta, otros pagan de más. Insisto: ¿Dónde queda la legitimidad de un gobierno que trata de manera desigual a los gobernados, otorgando privilegios a unos e imponiendo prohibiciones a otros?

 

Los privilegios tributarios muestran claramente que, como lo señaló Bastiat, “el Estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo se esfuerza por vivir a expensas de todo el mundo", cosa imposible, razón por la cual unos acaban viviendo a expensas de otros, tal y como es el caso de los contribuyentes beneficiarios de algún privilegio tributario, cuya contrapartida es la prohibición para que otros contribuyentes se beneficien de igual manera, tema que debe ocupar, ¡urgentemente!, a los legisladores.

• Reforma fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus