VIERNES, 9 DE OCTUBRE DE 2009
Un nuevo presupuesto

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Sergio Sarmiento







“Hoy más que nunca los legisladores deben hacer un trabajo a fondo. Aceptar la propuesta del presidente es impensable. Pero hay que proponer un nuevo paquete, que permita el avance del país a pesar de los errores cometidos por el gobierno. ”


Ya no se puede decir simplemente que no. El presidente de la república envió al Congreso un presupuesto para el 2010 que busca implantar un alza generalizada de impuestos en un momento en que el país está viviendo una profunda recesión. La medida prolongaría la recesión y seguramente costaría un buen número de empleos. Pero el Congreso no puede simplemente rechazarlo. Necesita detallar un paquete económico que reemplace al que ha propuesto el gobierno.

 

El Congreso no tiene ya por qué estar descartado de la decisión. Por ley, corresponde a las dos cámaras la aprobación del Presupuesto de Ingresos. La de diputados cuenta con la facultad exclusiva de aprobar el Decreto de Egresos. Y ya han pasado los tiempos en que los legisladores aceptaban ciegamente las instrucciones que llegaban de Los Pinos.

 

El paquete económico que debe surgir del Congreso debe ser sensato. Un déficit de presupuesto demasiado grande podría ocasionar un desplome de la calificación de México en los mercados, lo cual elevaría el servicio de la deuda pública. Un aumento de impuestos excesivamente oneroso, como el que plantea el presidente, podría generar el desplome de la actividad productiva.

 

Una realidad indudable marca toda la elaboración del presupuesto. Los ingresos petroleros han caído. Esta caída no es sólo producto de la baja en los precios del petróleo, que en realidad se encuentran todavía a niveles superiores a los de hace dos o tres años, sino del desplome de la producción de crudo. De nada sirvieron las advertencias de años en el sentido de que el yacimiento de Cantarell se acercaba a su declinación. Nunca se modificaron las leyes de manera que se permitiera una mayor inversión para recuperar las reservas que se perdían.

 

Esta situación obliga a un recorte del gasto público. El gobierno dice que ya no hay tela de dónde cortar. Pero en los últimos años hubo un aumento muy importante del gasto público el cual se reflejó fundamentalmente en una expansión desmedida de la alta burocracia y su consiguiente gasto. Ahí es donde hay que cortar.

 

Un aumento generalizado de impuestos podría ser catastrófico en estos momentos de recesión. Lo que deben buscar quienes preparen el nuevo paquete fiscal es eliminar todas las exenciones y tratos preferenciales que han generado que el pago de impuestos sea tan desigual en nuestro país. Las medidas que se apliquen deben promover la inversión y, por supuesto, la generación de empleos.

 

Los programas sociales, por supuesto, no deben ser recortados. Pero no podemos cerrar los ojos al hecho de que la mejor manera de rescatar a los más pobres de la marginación es a través de la creación de empleos y no de las dádivas. Un presupuesto excesivamente recaudador, aun si se pretende justificarlo, como lo hace el gobierno, con la excusa de que ahora sí se usaría para ayudar a los pobres, simplemente destruirá la inversión y los empleos y generará más pobreza.

 

Hoy más que nunca los legisladores deben hacer un trabajo a fondo. Aceptar la propuesta del presidente es impensable. Pero hay que proponer un nuevo paquete, que permita el avance del país a pesar de los errores cometidos por el gobierno.

 

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus