JUEVES, 5 DE NOVIEMBRE DE 2009
Impuestos: Haciendo cuentas (y sumando)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Qué tenemos? Más del engendro tributario, cuyos excesos y defectos no solamente no se corrigen, sino que se agravan, lo cual quiere decir que no solamente no avanzamos sino que retrocedemos, siempre a cargo de los contribuyentes, víctimas del poder político abusivo.”


En el 2007, primer año del gobierno de Calderón, el Gobierno Federal cobró once impuestos distintos: sobre la renta; al activo; al valor agregado; especial sobre producción y servicios a gasolinas y diesel para combustible automotriz, a bebidas con contenido alcohólico y cervezas, y a tabacos labrados; sobre la tenencia o uso vehicular; sobre automóviles nuevos; a los rendimientos petroleros; al comercio exterior; accesorios. Once impuestos distintos.

 

En el 2008, “reforma” fiscal de por medio, el número de impuestos cobrados por el Gobierno Federal aumentó a trece, ya que se eliminó el Impuesto al activo y se introdujeron el Impuesto empresarial de tasa única, el Impuesto a los depósitos en efectivo y, en el marco de los impuestos especiales sobre producción y servicios, el Impuesto a juegos y sorteos, de tal manera que la lista de impuestos cobrados por el Gobierno federal quedó como sigue: sobre la renta; empresarial a tasa única; al valor agregado; especial sobre producción y servicios a gasolinas y diesel para combustible automotriz, a bebidas con contenido alcohólico y cervezas, a tabacos labrados, y a juegos y sorteos; sobre la tenencia o uso vehicular; sobre automóviles nuevos; a los rendimientos petroleros; al comercio exterior; a los depósitos en efectivo; accesorios. Trece impuestos distintos, 18.2 por ciento más que en 2007.

 

En el 2009, en materia de impuestos, y por aquello de que la “reforma” de 2008 era La Reforma, se repitió el 2008: no hubo, ni creación de nuevos impuestos, ni aumento en la tasa de los ya existentes.

 

El año entrante el Gobierno Federal cobrará catorce impuestos distintos: los trece del 2009, más el nuevo impuesto del tres por ciento a telecomunicaciones, que entra en el rubro de los impuestos especiales sobre producción y servicios, de tal manera que la lista queda así: Impuesto sobre la renta; empresarial a tasa única; al valor agregado; especial sobre producción y servicios a gasolinas y diesel para combustible automotriz, a bebidas con contenido alcohólico y cervezas, a tabacos labrados, a juegos y sorteos, y a telecomunicaciones; Impuesto sobre la tenencia o uso vehicular; sobre automóviles nuevos; a los rendimientos petroleros; al comercio exterior; a los depósitos en efectivo y accesorios. En total, catorce impuestos distintos, ¡27.3 por ciento más que en 2007!, sin olvidar que de los trece impuestos cobrados en 2009, seis aumentarán en 2010: al valor agregado, de 15 a 16 por ciento; a la renta, de 28 a 30 por ciento; a los depósitos en efectivo, de dos a tres por ciento; a juegos y sorteos de 20 a 30 por ciento; a cervezas, de 25 a 26.1 por ciento; a cigarros, dos pesos por cajetilla; a bebidas alcohólicas, tres pesos por litro.

 

¿Qué tenemos? Más del engendro tributario, cuyos excesos y defectos no solamente no se corrigen, sino que se agravan, lo cual quiere decir que no solamente no avanzamos hacia el Impuesto único, homogéneo, universal, no expoliatorio, al consumo, sino que retrocedemos, siempre a cargo de los contribuyentes, víctimas del poder político abusivo.

 

• Reforma fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus