VIERNES, 3 DE FEBRERO DE 2006
Libertad de expresión y respeto a las religiones

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“En las democracias liberales quien abusa de la libertad de expresión, ofendiendo a un grupo étnico o a una religion, de inmediato es castigado por el mercado.”


En septiembre pasado un periódico danés –Jyllands-Posted– emprendió una desafortunada cruzada en contra de la auto-censura de muchos ilustradores que se habían negado a ilustrar con imágenes de Mahoma un libro para niños sobre ese profeta.

 

Fue desafortunada la campaña –por decir lo menos– porque lo que se les ocurrió fue publicar una docena de caricaturas de Mahoma que objetivamente resultan ofensivas para los creyentes musulmanes. No las he visto, pero el semanario británico The Economist describe elocuentemente tres de ellas: Mahoma tocado con un turbante en forma de bomba, Mahoma enseñando que el camino más corto al paraíso lleno de vírgenes es colgarse una bomba-suicida y Mahoma esgrimiendo ferozmente una cimitarra.

 

Debe tomarse en cuenta, para entender el problema, que para los musulmanes es reprobable cualquier intento de reproducir la imagen de Mahoma (de ahí las dificultades que enfrentó el autor del libro para encontrar ilustradores) y debe tomarse en cuenta, también, que en Dinamarca (como en muchos otros países de Europa) florecen, abierta o calladamente, sentimientos xenófobos y racistas en contra de los inmigrantes.

 

Las reacciones indignadas y francamente amenazantes en contra de ese atrevimiento –posible, no hay que olvidarlo, gracias a la libertad de expresión característica de las democracias liberales- han ido creciendo en el mundo musulmán: Desde protestas en contra del diario mediante correos electrónicos hasta amenazas de muerte a los caricaturistas y exaltadas llamadas a exterminar a Dinamarca y a los daneses por parte de grupos terroristas en Irak o de palestinos fanatizados.

 

Visto con ojos occidentales se puede criticar al periódico su mal tino, su mal gusto o hasta su xenofobia latente, pero nada más. Están ejerciendo un derecho fundamental, no negociable, en la civilización occidental: La libertad de expresión. Si se juzga que han abusado de la libertad de expresión, el propio mercado (la gente libre) los castigará cancelando su suscripción al diario o hasta boicoteando a sus patrocinadores.

 

Visto con ojos medievales –que es, por desgracia, la mirada con que muchos musulmanes radicales continúan observando el mundo– el atrevimiento del diario debe pagarse con el peor de los castigos (la muerte) no sólo a sus autores directos, sino a todo Dinamarca por permitir tales ofensas.

 

La diferencia de cosmovisiones, entre el mundo occidental libre y la fe islámica en su vertiente fanática, es abismal; y ése es el problema.

 

Todos los días, no exagero, en Europa y en casi toda América se publican caricaturas de mal gusto, ofensivas, calumniosas, cobardes, junto con caricaturas críticas, agudas, inteligentes y valerosas. Y no pasa nada. 

 

Como editor jamás habría publicado esas caricaturas ofensivas por elemental respeto a una fe ajena (aun cuando me resulte incomprensible), pero como periodista y ciudadano libre siempre defenderé el derecho de cualquier diario a publicar lo que le parezca. La libertad tiene los mejores antídotos contra quienes abusan de ella.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus