MARTES, 1 DE DICIEMBRE DE 2009
Urge poner un "hasta aquí" a los rescates

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Wolfang Münchau se pregunta si Grecia será el próximo Dubai.”


Wolfang Münchau se pregunta si Grecia será el próximo Dubai. El artículo se puede leer en el FT en inglés y en este otro sitio - Expansión - en español. De inmediato, el analista advierte que la pregunta es incorrecta, si queremos hablar con propiedad, porque en el caso de Dubai no estamos hablando del incumplimiento de un Estado soberano con sus acreedores, sino de una corporación privada imbricada profundamente con el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos (justo esa imbricación o enredada vinculación con el gobierno habría hecho pensar, erróneamente, a parte de los acreedores que la deuda de Dubai World podría juzgarse como deuda soberana; no es así).

 

Pero lo importante del comentario de Münchau no son las comparaciones, sino la nueva llamada de atención sobre el desastroso estado de las finanzas públicas de Grecia, con un déficit fiscal cercano al 13% del PIB y con un gobierno que desoye los llamados de su propio banco central a corregir ese desastre. El gobierno griego no quiere, por ningún motivo, iniciar un programa de austeridad en el gasto, ni aumentar impuestos. Falazmente asegura que reducirá unos puntos del déficit en 2010 (a "sólo" 9.1 por ciento del PIB) recurriendo al combate a la evasión fiscal; como lapidariamente concluye Münchau: "El fraude fiscal siempre ocupa el primer puesto de la lista de los gobiernos desesperados".

 

Si en unas semanas se confirma el presupuesto propuesto por el gobierno (sin austeridad, sin reformas estructurales, sin aumentos de impuestos) Grecia se encaminará directo al incumplimiento con sus acreedores (dos tercios de su deuda pública está en manos de extranjeros) a menos que la Unión Europea entre al rescate.

 

Y aquí es donde está lo más interesante: Münchau descarta, con buenas razones, que la UE pretenda rescatar a Grecia; por el contrario, prevé que Grecia será el primero de los países de la zona en ser sancionado por incumplir el pacto fiscal (casi todos están en incumplimiento, de una u otra forma, pero el peor es Grecia), lo que agravará la situación fiscal de Grecia, dado que la sanción sería una multa millonaria. Tampoco es probable que el gobierno griego tenga vocación suicida y se salga de la Unión Europea, perdiendo todos sus beneficios y convirtiéndose en un Estado paria, más o menos como Argentina, para todo efecto práctico. ¿Qué pasaría, entonces? Que el Fondo Monetario Internacional tendría que intervenir e imponer a Grecia desde fuera la austeridad fiscal que internamente se resisten a aceptar.

 

¿Terrible? No, en mi opinión. Terrible sería que el mundo siguiese por el camino equivocado de eludir los costos mediante el expediente de los rescates, consecutivas fugas hacia delante. Si le ponen a Grecia un "hasta aquí" se empezará a restablecer el orden perdido en la economía mundial.

 

• Finanzas internacionales

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus