Hablando en plata
Dic 28, 2009
Luis Pazos

Contaminación y mercado

La destrucción del medio ambiente -nos muestra la experiencia del siglo XX- se sufre con mayor intensidad en los países que practican el capitalismo monopólico de Estado. Mientras donde funcionan los mecanismos de mercado -los que implican respeto al derecho de propiedad- se genera menos contaminación en relación al bienestar obtenido.

Para muchos ecologistas el principal daño al medio ambiente es debido al calentamiento global, y aunque todavía no se sabe con exactitud qué porcentaje de ese fenómeno se debe a las emisiones de contaminantes en los países industrializados y cuanto a un proceso natural que se presenta periódicamente en la tierra, culpan de ese calentamiento a los países más desarrollados.

 

Es frecuente que muchos ecologistas, más por cuestiones políticas que por una verdadera preocupación del medio ambiente, responsabilicen al sistema de mercado o capitalista del deterioro al medio ambiente. Falso, la caída del Muro de Berlín dejó claro, al comparar las economías de las dos Alemanias, que la que vivió con un sistema socialista o centralmente planificado, emitía mucha más contaminación por habitante que la Alemania capitalista.

 

La falta de desarrollo, el atraso tecnológico y la ausencia de innovaciones, que dejó ver la caída del Muro de Berlín hace 20 años, muestra que los capitalismos monopólicos de estado generan más contaminación que los sistemas de mercado. En la Alemania socialista la mayor parte de la población se calentaba con carbón, prohibido en la Alemania capitalista, por ser altamente contaminante. En la Alemania socialista hasta 1989, todavía la mayoría de los autos circulaban con motores de dos tiempos, tecnología anterior a la Segunda Guerra Mundial, que contaminan 90 veces más que los autos usados en la Alemania capitalista.

 

Al analizar otro tipo de contaminaciones, como la basura y el agua sucia, vemos que en los países subdesarrollados con grandes dosis de estatismo, importantes sectores de la población bebe agua contaminada y literalmente vive junto a sus excrementos. Esa contaminación es más grave que el calentamiento global y ahí las soluciones dependen totalmente de recursos, que sólo los genera una mayor inversión, que va de la mano de un creciente desarrollo de los mercados.

 

La destrucción del medio ambiente -nos muestra la experiencia del siglo XX- se sufre con mayor intensidad en los países que practican el capitalismo monopólico de Estado. Mientras donde funcionan los mecanismos de mercado -los que implican respeto al derecho de propiedad- se genera menos contaminación en relación al bienestar obtenido.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los dos enemigos del pueblo son los criminales y el gobierno. Atemos al segundo con las cadenas de la Constitución para que no se convierta en la versión legalizada del primero.

Thomas Jefferson
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• El gran engaño del mundo
Manuel Suárez Mier
• Suprema Corte y elecciones en EU
Arturo Damm
• Estado de chueco
Asael Polo Hernández
• La necesidad de las quiebras empresariales
Arturo Damm
• Ahorro
Arturo Damm
• Del gasto gubernamental