Pesos y contrapesos
Ene 22, 2010
Arturo Damm

Inversiones: Más y mejores

No se trata nada más de desregular para, por medio de la competitividad del país, atraer más inversiones. Se debe tratar, además, de que esas inversiones, además de ser más, sean también mejores.

En los dos últimos Pesos y Contrapesos escribí sobre las inversiones, apuntando que las mismas, definidas como todo gasto destinado a producir más y mejor, son la clave del progreso económico.

 

El que un país sea capaz de atraer más inversiones depende de su competitividad, definida, precisamente, como la capacidad de la nación para atraer, retener y multiplicar inversiones, siendo éstas, obviamente, las directas, las que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos, y generan ingresos, competitividad que depende, para decirlo en términos coloquiales, de las facilidades, ¡válidas: no privilegios mal habidos!, con las que cuenten los empresarios para invertir, lo cual abarca desde la carga tributaria (cuántos, y qué tan elevados, impuestos se les cobran), hasta la infraestructura de comunicaciones y transportes (que tanto apuntala la productividad).

 

Pero el reto, sobre todo para un país como México, en el cual sobreviven millones de pobres, no es únicamente atraer más inversiones, sino atraer mejores inversiones. ¿Cuáles son éstas? Las que benefician más a los consumidores, es decir, las que producen bienes y servicios al menor precio posible, con la mayor calidad posible, y con el mejor servicio posible. ¿Cómo se logra esta trilogía - menor precio, mayor calidad y mejor servicio -, de la competitividad? A través de la mayor competencia posible, en todos los sectores de la actividad productora, y en todos los mercados, para lo cual lo primero que se requiere (por más que se piense que lo principal es desde una ley, hasta una comisión, de competencia económica), es que todo aquel, nacional o extranjero, que quiera y pueda participar en cualquier sector de la actividad productora, y en cualquiera de los mercados que integran la economía, lo pueda hacer, ¡sin ningún privilegio gubernamental! Sólo entonces se tendrá la mayor competencia posible, sólo entonces se logrará la mayor competitividad posible, sólo entonces se tendrán, no únicamente más inversiones, sino también las mejores posibles.

 

Para atraer más inversiones se requiere de la competitividad del país. Para que dichas inversiones sean mejores se requiere de la competencia entre empresas, comenzando, ¡por razones obvias!, por las que operan en sectores estratégicos, que son aquellos que proveen de algún bien o servicio al resto de las actividades económicas, tal y como es el caso de la industria energética (petróleo y electricidad), hoy monopolizada por el gobierno, aunque el 28 constitucional diga, ¡háganme el favor!, que no se trata de monopolios.

 

No se trata nada más de desregular para, por medio de la competitividad del país, atraer más inversiones. Se debe tratar, además, de que esas inversiones, además de ser más, sean también mejores, y que lo sean en los términos definidos dos párrafos antes. Lo anterior quiere decir que la Reforma Regulatoria Base Cero, si bien necesaria para efectos de atraer más inversiones, es insuficiente si el fin es, tal y como debe ser, atraer mejores inversiones. Para lograr esto última hace falta abrir todos los  sectores de la actividad productora, y todos los mercados, a la participación de todos.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Del gasto gubernamental
Isaac Katz
• Estado obeso (I)
Arturo Damm
• Oferta y demanda agregadas
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra