MIÉRCOLES, 3 DE FEBRERO DE 2010
Sociedad subvencionada, injusta, pobre y dependiente

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Juan Morillo Bentué







“Los individuos creen que el Estado debe tomar partido en las grandes cuestiones de nuestra vida, ya sea dándonos ayudas individuales directas, ya sea "salvando" a nuestro sector o "garantizándonos" la cobertura de un amplio conjunto de necesidades como pensiones, asistencia sanitaria, permanencia en el puesto de trabajo, pleno empleo perpetuo, vivienda o el subsidio de paro, así como otros programas sociales de diversa naturaleza. ”


AIPE- La sociedad actual se caracteriza por la búsqueda desesperada de subvenciones y ayudas públicas. Aunque esto es inherente a los estados de bienestar modernos, la situación se agrava notablemente en épocas, como la actual, de fuerte crisis económica. Sin embargo, una sociedad subvencionada es, por definición, una sociedad más pobre, menos próspera y más injusta.

 

Las subvenciones no dejan de ser transferencias unilaterales del Gobierno a particulares o a determinados sectores, para alentar actividades económicas específicas (véase las ayudas al sector automotor, las subvenciones a agricultores o las ayudas al cine español, entre otras).

           

El Gobierno extrae riqueza de quienes la han creado (eficientemente), y la reparten/redistribuyen entre aquellos particulares o grupos de presión que no son capaces de obtener ganancias en un mercado libre. De esta manera, las actividades subsidiadas por el Gobierno son aquellas que no podrían desarrollarse sin algún tipo de apoyo externo. Los gobiernos utilizan su legitimidad para poner el dinero de millones de ciudadanos en manos de intereses particulares, que buscan el favor y privilegio estatal para mejorar sus resultados porque no pueden satisfacer las preferencias de los consumidores en un mercado competitivo. Todo este proceso acaba desembocando en un tráfico de favores sin fin, lo que la escuela de Public Choice denomina “logrolling. De esa manera se pervierte tanto la democracia como el Estado de Derecho y la sociedad acaba siendo más injusta.

           

Además, la subvención no crea riqueza, sino que la destruye. Los subsidios se otorgan a particulares independientemente de la rentabilidad que tengan en el mercado. Los recursos no se asignarán eficientemente, ya que capital y mano de obra se trasladan a líneas de producción que en realidad no están siendo demandadas por la sociedad. Las ayudas públicas distorsionan los mercados porque hace una asignación de recursos distinta a la que se llevaría a cabo por los procesos de mercado, mediante transacciones voluntarias. Las subvenciones incentivan a grupos a actuar como si la escasez no existiese, por lo que se resta eficacia y se maximiza la escasez, desembocando en una sociedad menos próspera y más pobre.

 

También es una sociedad más dependiente y menos autónoma. Los individuos creen que el Estado debe tomar partido en las grandes cuestiones de nuestra vida, ya sea dándonos ayudas individuales directas, ya sea "salvando" a nuestro sector o "garantizándonos" la cobertura de un amplio conjunto de necesidades como pensiones, asistencia sanitaria, permanencia en el puesto de trabajo, pleno empleo perpetuo, vivienda o el subsidio de paro, así como otros programas sociales de diversa naturaleza. Todo esto acaba generando una sociedad más infantil y menos autónoma, porque el parasitismo sustituye a la responsabilidad individual.

 

© www.aipenet.com

 

• Subsidios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus