Pesos y contrapesos
Feb 19, 2010
Arturo Damm

La ley del mercado y el análisis económico del derecho

Lo que afirma la ley del mercado, y las conclusiones a las que llega el análisis económico del derecho, deberían ser suficientes para que los gobiernos desistan de su lucha contra el narcotráfico, que no solamente es ineficaz, sino también injusta.

La ley del mercado afirma que donde hay demanda habrá oferta. Contra esta ley no hay otra que valga. Mientras haya demanda por drogas, y los drogadictos estén dispuestos a pagar el precio al que el oferente está dispuesto a proveerlas, ninguna ley que tenga como fin eliminar la drogadicción será eficaz. No lo digo yo, allí están los hechos.

 

El análisis económico del derecho se pregunta, no por la intención del legislador a la hora de redactar y promulgar una ley (por ejemplo: acabar con el consumo de drogas), sino por las consecuencias de la ley una vez que entra en vigor (por ejemplo: ¿será eficaz y pondrá fin a la drogadicción?), y lo hace partiendo de dos hechos. Primero: no basta con la promulgación de la ley para que la misma se cumpla. Segundo: las leyes promulgadas generan incentivos para actuar de una u otra manera, formas de obrar que pueden no ser las previstas por el legislador. La ley cuya intención es terminar con la drogadicción, ¿ha acabado con el consumo de drogas? No, y no lo digo yo: allí están los hechos.

 

Lo que afirma la ley del mercado, y las conclusiones a las que llega el análisis económico del derecho, deberían ser suficientes para que los gobiernos desistan de su lucha contra el narcotráfico, que no solamente es ineficaz, sino también injusta. Es ineficaz porque el problema no se está solucionando, se está agravando. Es injusta porque, como lo he escrito cientos de veces, drogarse es una acción dañina para la salud, que puede ser mortal, pero no es una acción delictiva por su propia naturaleza, razón por la cual es injusto que las leyes la prohíban. No confundamos los vicios con los delitos. La drogadicción es lo primero, no lo segundo, y las leyes deben limitarse a prohibir los delitos, no los vicios, y los gobiernos deben combatir los segundos, no los primeros.

 

Además de lo anterior hay que considerar que la lucha contra la drogadicción (porque la lucha contra el narcotráfico es el medio para combatir la drogadicción, ¿o no?), no solamente es ineficaz e injusta sino también, para decirlo de alguna manera, es fecunda, ya que engendra y da a luz un problema adicional, que puede llegar a ser, tal y como en México ya llegó a serlo, más grave que la drogadicción misma. Me refiero, obviamente, al narcotráfico y a todo lo que tiene, no de actividad comercial, sino de actividad delictiva que, dicho sea de paso, no es, por su propia naturaleza, la actividad comercial, sino todo lo demás, comenzando por los asesinatos. ¿Y todo por qué? Porque el gobierno, además de ser gobierno, pretende ser ángel de la guarda, y como tal preservarnos de todos los males, comenzando por aquellos que puedan hacerse a si mismos (ojo: ¡a si mismos!), los drogadictos. Ellos, los gobernantes, tienen la culpa, no de haber tirado del gatillo, sino de haber generado las condiciones para que alguien más lo haga. Y tanto peca…

 

• Drogas


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante
Arturo Damm
• Cifras
Víctor Hugo Becerra
• México: ¡Exprópiese!
Arturo Damm
• ¡Ya basta de abusos!
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos funestos