Hablando en plata
Mar 12, 2010
Luis Pazos

Acuerdos entre partidos ¿antidemocráticos?

La oposición accede a que el gobierno no se quede sin presupuesto o sin ingresos, a cambio de privilegios políticos o recursos económicos.

Un acuerdo que recientemente salió a la luz pública entre PAN y PRI para aprobar el paquete fiscal del 2010, causó indignación entre quienes no saben cómo se conforman las decisiones en el Congreso en esta década.

 

En las últimas cuatro legislaturas, el PAN, partido al que pertenece el Presidente de la República, no ha tenido mayoría en la Cámara de Diputados ni en la de Senadores. Ante esa situación es normal, como en todos los países democráticos, buscar acuerdos entre los diferentes partidos para sacar adelante presupuestos y leyes.  Los acuerdos, en los casos en que el Ejecutivo no tiene mayoría en el Congreso, son deseables,  lo criticable puede ser lo que se pide a cambio de esos acuerdos y la falta de cumplimiento de los mismos.

 

En los últimos diez años en México no hemos avanzado en la modernización legislativa debido a la falta de acuerdos para implementar reformas que permitan al país crecer y crear más empleos. Hasta ahora el PRI, principal partido de oposición, acuerda en asuntos trascendentes, como la Ley de Ingresos o el Decreto de Presupuesto, si satisface a todos sus grupos y gobernadores, los cuales absorberán más del 50% de lo recaudado con el incremento de impuestos en el 2010.

 

El PAN no tiene los votos suficientes para modernizar el país sin acuerdos con el PRI o el PRD. Esa debilidad del PAN ha dado lugar a lo que algunos llaman acuerdos con chantajes. La oposición accede a que el gobierno no se quede sin presupuesto o sin ingresos, a cambio de privilegios  políticos o recursos económicos.

 

En diez años el PRI no ha cumplido el principal acuerdo que le ha planteado el PAN en varias ocasiones, reformas para aumentar la competitividad de la economía,  crear más empleos y crecimiento.

 

• PRI • PAN


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...