MARTES, 16 DE MARZO DE 2010
El maestro Beltrones, ¿miéntame más?

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Clotilde Hinojosa de Reynaud







“Manlio Fabio Beltrones les puede dar cátedra a todos los políticos mexicanos acerca de cómo mentir de forma contumaz, insolente e impune, pero sin mayores rendimientos. Maestro.”


De veras lamento que hace algunas semanas un joven inteligente como Juan Pablo Roiz hubiese admitido, así fuese como conjetura, que el senador Manlio Fabio Beltrones podría ser sincero en su propuesta de reformar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en México para que todas las ventas que se realizan en el país de todo tipo de bienes y servicios pagasen la misma tasa de IVA, baja y pareja, digamos del 12 por ciento. Alimentos y medicinas incluidos desde luego.

 

Juan Pablo: Por supuesto que una sola tasa baja y pareja de IVA es una buena idea, pero dejarla en manos de un oportunista lenguaraz como Beltrones es tan insensato como poner a César Nava a dar clases de ética en un seminario, como encargarle a Beatriz Paredes una campaña nacional para combatir la obesidad, como nombrar académico de la lengua al “perro” Bermudez o como pedirle a los gobiernos perredistas del Distrito Federal que nos informen puntualmente cuánto costaron los “segundos pisos” del periférico y quién se benefició con los contratos multimillonarios.

 

Pasó lo que tenía que pasar. En menos de tres semanas a Beltrones ya se le olvidó el asunto del IVA y de la reforma fiscal y encontró un nuevo “tema” para tratar de llevar agua a su molino.

 

Hoy, martes 16 de marzo, el senador sonorense fue entrevistado en el noticiario que conducen Guadalupe Juárez y Sergio Sarmiento. Lupita intervino un par de veces para hacerle coro a las “novedades” populistas de Beltrones –quien ahora quiere congelar, ¡otra vez!, los precios de la gasolina en México-, mientras que Sarmiento, con datos precisos, con gran diplomacia, y evitando desmentir directamente a Beltrones, dejó en claro, para quienes todavía usamos nuestras neuronas, que el senador le podría dar cátedra de cómo decir mentiras a sus colegas Nava, Peña, Paredes y López (entre muchos otros). Beltrones miente a destajo, sin pudor y sin descanso.

 

Primera mentira: Beltrones dijo, como si de veras tuviera la información precisa, que el precio de la gasolina regular (“magna”) en México ya es más elevado que el vigente en Estados Unidos. Falso. Sarmiento le informó, primero, que comparado con los precios de la gasolina regular en California, Estados Unidos, el precio de la “magna” es sensiblemente inferior (algo así como 2.60 dólares el galón en México contra más de 3 dólares el galón en California); entonces, Beltrones reviró: “Bueno, yo me refiero a los precios de Tejas”. Bien, Sarmiento volvió a la página de Internet de la AEI (que tiene todos los precios por localidades de Estados Unidos y por tipos de gasolina al día) y le dijo amablemente al senador, palabras más o menos: “Oh, sí, es cierto: los precios de la gasolina regular son más bajos en Tejas que en California… ejem… pero haciendo la conversión resulta que siguen siendo superiores al precio de la gasolina magna en México”.

 

Segunda mentira: Beltrones volvió al cuento de que, a mediados del año pasado, la Secretaría de Hacienda les había tomado el pelo a los incautos e ingenuos legisladores al hablar de un “boquete fiscal”. Según Beltrones tal faltante o déficit en los ingresos fiscales esperados para 2009 nunca existió, porque la producción de petróleo en México (y, por tanto, la exportación de petróleo) nunca disminuyó sino que, “gracias a la reforma energética que introdujo los contratos incentivados los técnicos extranjeros lograron revertir la caída de producción en Cantarell”, ¡y dijo esa mentirota tan campante! Falso de toda falsedad. No hay vigente ninguno de esos contratos incentivados, no ha dejado de caer la producción en Cantarell y ni trayendo a Harry Potter se puede lograr sacar más petróleo del que queda en ese yacimiento (que alguna época fue el segundo más rico del mundo), es muy sencillo, senador Beltrones: “De la nada, nada se hace y nadie da lo que no tiene”. Lógica elemental.

 

Tercera mentira: Beltrones insinuó que el Banco de México, específicamente su gobernador, deberían evitar las alzas en los precios de las gasolinas porque es tarea del Banco de México –dijo correctamente- combatir la inflación, pero añadió con su típica mala leche: “a menos que su Gobernador siga pensando como Secretario de Hacienda”. Sibilino y tramposo, el senador sonorense trató en este punto de engañar a todo el auditorio: Una cosa es combatir la inflación (que es un fenómeno monetario) y otra, muy distinta, decir que se combate la inflación decretando precios mentirosos a golpe de subsidios. ¡Eso, senador, lo único que provoca es mayor inflación! O, ¿qué espera el senador Beltrones que haga el Banco de México?, ¿que se ponga a clausurar gasolineras? Con esto, este politiquillo propone que como país nos empinemos en una de las políticas económicas más ruinosas que puedan imaginarse, ya que provocará inflación desbocada,  vía un déficit fiscal inmanejable, además de que empeorará la distribución del ingreso en beneficio de los ricachones que usan, como los políticos, tres o cuatro vehículos tragadores de miles de litros de gasolina subsidiada, repletos de guardias armados y prepotentes como sus jefecillos. Pero además, desorienta y mal informa al público acerca de lo que verdaderamente es la inflación, de los daños que hace y de cuál es la misión del banco central, que ciertamente no es clausurar gasolineras ni jugar al gato tonto contra los ratones inteligentes (que es lo que hacen la procuraduría del consumidor y todos esos organismos dispendiosos que dizque defienden a los consumidores).

 

A la mentira contumaz, el senador Beltrones suma el insulto a la inteligencia. ¿Y así quiere, según sus paniaguados, llegar a ser candidato a la Presidencia? ¡No inventen! Hay que decir las cosas completas: Muchos y muchas queremos que regrese el PRI, sí, ¡pero que regrese todo lo que se ha rateado durante más de 80 años!

• Política mexicana

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus