MARTES, 13 DE ABRIL DE 2010
1. India, tierra magnética

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Fernando Amerlinck







“La gente de aquí a quien se lo he preguntado relata que realmente han mejorado su situación, sea por acción del gobierno, sea porque ese país está creciendo en su economía. Dentro de una década, dice el profesor Mahbubani de la Universidad Lee Kuan Yew de Singapur, India será la segunda economía del mundo, sólo detrás de China pero habiendo superado a Estados Unidos y dejando a Japón en cuarto.”


Jorge Luis Borges, creo recordar, dijo algo que no puede ser más cierto, y va más o menos así: “La India es mayor que el mundo”.

 

India repele o atrae como ningún otro país que yo conozca. Es interminable. Es insondable. Es apasionante. Es como un vicio virtuoso, un hábito que mete en un remolino a quien se acerque. Es un hoyo negro. Lo pienso al estar acá: no me quiero salir, no quiero dejar de estar, no quiero alejarme demasiado. Necesito regresar, bajo cualquier pretexto. Hay que inventar un negocio, una operación que justifique y financie los viajes.

 

Resueno completamente con lo que dice Octavio Paz. Traigo de cabecera un ejemplar que me dedicó, Vislumbres de la India (1995): “…la India es una inmensa caldera y aquel que cae en ella está condenado a permanecer para siempre”.

 

Hace años leí en un libro del periodista Antonio Iglesias Laguna, La India, con vacas y sin ingleses, una declaración de amor a un país al que el autor había llegado por dos semanas y se quedó años, y del cual tuvo que escaparse — su razón venció a su corazón— so pena de nunca más poder salir. Hizo esa obra ante todo, lo dice, por un profundo agradecimiento a esta tierra.

 

Termina Octavio Paz un capítulo de su libro con estas palabras autorreferentes:

 

“Vislumbrar: atisbar; columbrar; distinguir apenas, entrever. Vislumbres: indicios, realidades percibidas entre la luz y la sombra. Todo eso puede resumirse en una frase: este libro no es para los especialistas, no es hijo del saber sino del amor.”

 

La miseria, la mugre, la enfermedad —argumentos que arguyen quienes no quieren visitarla— se han reducido a ojos vistas en los 16 años que han pasado desde que vine por primera vez. En aquél entonces había verdaderos miserables que pasaban hambre abyecta, y se veían enfermos gravísimos en las mismas calles donde ahora ya no se ven.

 

La gente de aquí a quien se lo he preguntado relata que realmente han mejorado su situación, sea por acción del gobierno, sea porque ese país está creciendo en su economía. Dentro de una década, dice el profesor Mahbubani de la Universidad Lee Kuan Yew de Singapur, India será la segunda economía del mundo, sólo detrás de China pero habiendo superado a Estados Unidos y dejando a Japón en cuarto.

 

Esta, la mayor democracia del mundo, potencia nuclear, vanguardia tecnológica, primerísimo lugar mundial para la calidad de las artesanías (compitiendo con China en ese tema), tierra de precios aún razonables, mantiene una mitología negativa que cada vez es menos fundamentada. Conozco gente que se espantó del caos vial y de la pobreza, y no tuvo el estómago de salir a la calle por segunda vez. Esa gente venía de México, como si no tuviéramos enfermedad, pobreza y mugre, además de que quisiéramos para un fin de semana el nivel de seguridad pública que se disfruta en India. Aquellos poco aventureros viajeros se pasaron dos semanas sin salir de su hotel. (Por cierto, en Udaipur está el que hasta hace tres años fue el mejor hotel del mundo. Un lugar casi irreal, como irreal es la propia Udaipur, junto a un lago artificial hecho hace nada más 4 siglos.)

 

Venir acá y comprobar qué calibre de país es este, es una experiencia que recomiendo a todo el que tenga la paciencia de oírme. Hay que visitar estas tierras, al menos una vez en la vida. Estoy seguro de que muy pocos se arrepentirán, si me hacen caso.

 

Van enseguida unas notas sueltas, tan completas como me sea posible, probablemente muy incompletas e infundadas (no soy experto en lo que apenas empiezo a vislumbrar) que quiero que sirvan como diario para mejor aprovechar uno de los mejores viajes de mi vida y que comparto con mis amigos, por si algún interés pudieran tener en conocerlas.

 

Continuará…

• India

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus