MIÉRCOLES, 15 DE FEBRERO DE 2006
Crecimiento con pobreza

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Rigoberto Stewart







“Queda claro que no hay misterio. Los que detentan el poder político pueden fácilmente manipular la economía para excluir a ciertos grupos de sus beneficios.”


Propios y extraños han estado preguntándose por qué si la economía crece no se reduce o se elimina la pobreza, pero no encuentran respuesta. Esta, sin embargo, es clara: la intricada red de interrelaciones e interdependencias conocida como el sistema de especialización e intercambio (SE&I) ─algunos la llaman la economía o el sistema de mercado─ puede ser fácilmente intervenida por quienes ostentan el poder, para excluir a determinados grupos de los beneficios económicos que genera el sistema. Para constatar este hecho, el cual explicaremos más adelante con el uso de principios económicos, basta con revisar la historia económica del continente americano durante los últimos 500 años. Empecemos con América Latina.

 

Al contrario de los colonizadores anglosajones, los españoles llegaron a América hace 500 años no en busca de establecerse en un remanso de libertad individual y religiosa, sino para extraer y llevarle a la corona todo el oro y la plata que fuera posible. Con el tiempo y el incremento de la nueva población mestiza, la pura extracción devino en un sistema económico netamente mercantilista: todo el comercio tenía que llevarse a cabo a través de España, se prohibió el comercio con otras colonias, el intra-colonial y el cultivo de algunos bienes; además, se establecieron impuestos onerosos a las colonias, y se utilizaron los indios como esclavos en las minas. Después de la independencia, los mestizos herederos de la colonia instituyeron su propia versión del mercantilismo, una versión diseñada para excluir a ciertos grupos, principalmente indígenas, de los beneficios económicos. Esta versión, cuya piedra angular fue la abolición del derecho de propiedad para esos grupos, constituye el epítome del juego de suma cero: los colonos ganan; los indígenas pierden.

 

Durante los siglos XVII, XVIII y XIX, por ejemplo, el SE&I formado en Estados Unidos (la economía estadounidense) generó abundante riqueza en forma creciente y el estándar de vida de la mayoría de los ciudadanos alcanzó niveles sin precedentes; sin embargo, hubo un grupo que no vio mejoría en su situación: lo esclavos negros. Estos no participaron de los beneficios económicos generados por el sistema, a pesar de que su esfuerzo generó gran parte de la riqueza. ¿Por qué? Porque el sistema fue diseñado en forma expresa para excluirlos de esos beneficios. Al igual que a los indios en Latinoamérica, se les negó uno de los derechos de propiedad más importantes para el disfrute de los beneficios económicos que genera el sistema: el derecho de propiedad sobre ellos mismos.

 

Queda claro, entonces, que no hay misterio. Los que detentan el poder político pueden fácilmente manipular el SE&I para excluir a ciertos grupos de sus beneficios. La forma más clara y cruel es la que acabamos de describir; pero existen muchas otras, todas las cuales involucran la violación de algún derecho de propiedad. Seguiremos.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus