LUNES, 19 DE JULIO DE 2010
El estado de chueco defeño

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Definitivo, en el Distrito Federal no funciona el estado de derecho, sino el de “chueco.” Vamos, sólo funciona para proteger a la gente de Marcelo Ebrard y demás grupos compinches al PRD.”


Untitled Document

Definitivo, en el Distrito Federal no funciona el estado de derecho, sino el de “chueco.” Vamos, sólo funciona para proteger a la gente de Marcelo Ebrard y demás grupos compinches al PRD.

Si un miembro de la disidencia sindical del SNTE ataca (cual vil vándalo) a un edificio del centro histórico, lo daña, destruye patrimonio histórico de los mexicanos, no pasa nada, la policía defeña sólo lo ve y no hace nada (hasta parece que está a ahí para proteger a nuestro vándalo magisterial). Ya luego sale el funcionario policial estatal a cargo para dar los mismos pretextos de siempre: es zona federal y no hay nada que hacer.

Y así históricamente lo hemos atestiguado con suma impotencia los defeños: el gobierno de Marcelo (para ser exactos, todos los gobiernos perredistas) protege a verdaderos vándalos que lo mismo tapan una calle, avenida ó edificio, apedrean los autos de particulares ó invaden un predio, siempre claro, que sean “luchadores sociales.” Cómo les gusta esa palabrita a muchos periodistas de izquierda para justificar a verdaderos vándalos. Ahí están algunas de las distinguidas damas periodistas (lo que incluye a intelectuales y artistas "progre") defendiendo y justificando a Ignacio Del Valle y sus secuaces de Atenco, que ya están libres. Impunidad perversa que sólo incentivará en el futuro actos violentos de los vándalos, perdón, de los luchadores sociales.

Ya no hablemos de cuando el peje impunemente invadió la avenida Reforma y el gobierno defeño, cual vil lacayo, actuó como siempre, sin hacer nada (y hasta protegiendo al peje y sus vándalos) ante la violación de los derechos de tránsito y de propiedad privada.

Lo mismo en el clásico chantaje magisterial del mes de mayo, a los vándalos magisteriales el gobierno perredista defeño les permite con toda impunidad cerrar calles, poner campamentos, destruir edificios, y hasta construir casuchas en plena calle.

Ahora han entrado en escena los vándalos del SME (seudo sindicato de electricistas), que con total impunidad cierran avenidas importantes, apedrean y queman camionetas de la Comisión Federal, persiguen y golpean a trabajadores de CFE, sabotean instalaciones eléctricas, avientan huevos a establecimientos privados, y nada, la policía capitalina cruzada de brazos, dejándolos actuar con libre y total impunidad. Ah, eso sí, ahí está Marcelo suplicándoles que ya se calmen. Perdón Marcelo, tu primera obligación como gobernante no es suplicar a los vándalos que cesen en su violencia. Tu primera obligación es aplicar el estado de derecho y arrestar a Esparza y sus vándalos. Ah, pero como tiene el disfraz de luchador social (en realidad un líder sindical corrupto ahora evolucionado a vándalo), es intocable y bueno como siempre que se jodan los defeños.

Ah, eso sí, si algún grupo distinto al PRD se manifiesta, sea por protesta ó por celebrar el triunfo de una selección de fútbol que no sea la nacional (y que no sea en el ángel), macanazos, patadas y cárcel les espera.

El estado de derecho es fundamental para que una sociedad pueda crecer sostenidamente en bienestar, así como evolucionar hacia la prosperidad económica en un entorno de paz y orden.

Para que esto se cristalice, se requiere que la arquitectura jurídica haga valer el estado de derecho para todos, no sólo para los compadres.

En el Distrito Federal reina el estado de chueco y ello es el pan de cada día para los capitalinos. Ni modo, a aguantar extorsiones, cierre de calles, clausuras continuas de negocios, inseguridad jurídica tanto de nuestra integridad como de nuestra propiedad. Qué impotencia.

• Distrito Federal / CDMX

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus