JUEVES, 7 DE OCTUBRE DE 2010
¿A qué equivale un peso?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Confieso que este artículo es, ni más ni menos, un divertimento, y que, como tal, no tiene otro fin más que divertir a mis lectores. Confesado lo anterior pregunto: ¿A qué equivale un peso?”


Untitled Document

Confieso que este artículo es, ni más ni menos, un divertimento, y que, como tal, no tiene otro fin más que divertir a mis lectores. Confesado lo anterior preguntó: ¿A qué equivale un peso?

Dado el sistema monetario que tenemos, de dinero fiduciario, sin valor intrínseco, sin respaldo de ningún tipo, la única respuesta posible a la pregunta es que un peso equivale a todo aquello que se puede comprar con un peso, de tal manera que, por poner un ejemplo, si 350 mililitros de café tienen un precio de diez pesos, un peso equivale a 35 mililitros de dicha bebida, ¡y pregunta respondida! ¿De verás? Veámoslo.

Un peso equivale a 35 mililitros de café si el precio de 350 mililitros de dicha bebida (que es el contenido del vaso de café que acostumbro tomar), es diez pesos (precio que es el que pago por el café que me tomo). ¿Pero qué sucede si, por ejemplo, dicho precio aumenta de diez a veinte pesos? Que entonces el peso equivaldrá, no a 35 mililitros de dicha bebida, sino a 17.5. Supongamos lo contrario, que el precio del café baja, por decir algo, de diez a cinco pesos, de tal manera que entonces el peso equivale a 70 mililitros. ¿Cuál es la equivalencia correcta? Es más, si dicha equivalencia cambia conforme cambian los precios, ¿sirve para responder a la pregunta A qué equivale un peso? No. Entonces, ¿cuál es la respuesta correcta a la pregunta a qué equivale un peso? A nada, lo cual, bien vistas las cosas, y desde el momento en el cual nuestro trabajo nos lo pagan en  pesos (pocos o muchos, pero en pesos), es preocupante, porque no sabemos a qué equivale, ¡ni más ni menos!, que nuestro trabajo, más allá de responder que equivale, para seguir con el ejemplo, o a 35 o 17.5 o 70 mililitros de café, ¡dependiendo del precio que tengan los 350 mililitros de la bebida turca!

Supongamos que, en vez de tener un sistema monetario basado en dinero fiduciario, sin valor intrínseco, ¡por ello es que no se puede responder a la pregunta A qué equivale un peso!,  tuviéramos uno de dinero mercancía, en el cual la plata fuera, además de plata, con todo lo que la misma supone en términos de mercancía, dinero, de tal manera que la unidad monetaria, el peso, equivaldría, por decir algo, a cinco gramos de plata, independientemente del precio de la plata como mercancía, y del precio del resto de las mercancías, café incluido. En tal sistema monetario, ¿cuál es la respuesta a la pregunta A qué equivale un peso? A cinco gramos de plata, independientemente del precio del café.

Hecha la pregunta A qué equivale un peso, ¿existe alguna diferencia esencial entre la primera respuesta, A nada, y la segunda, A cinco gramos de plata, sobre todo suponiendo que esta equivalencia sea constante?

Dicho lo anterior, lo repito: este artículo no es más, pero tampoco menos, que un divertimento, nada más que una pregunta ociosa.

 

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus