VIERNES, 5 DE NOVIEMBRE DE 2010
El pecado de García Márquez

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Ojalá García Márquez en la actual etapa de su vida, de recuento y reflexión, tenga el valor, como lo hizo “Rius”, de condenar públicamente a su amigo, el “comandante” Fidel Castro, quien ha ejercido una de las dictaduras más largas y nefastas de la historia moderna.”


Untitled Document

Uno de los mejores escritores latinoamericanos es sin duda Gabriel García Márquez,  pero no solo es ejemplo de un gran novelista, también de una generación de intelectuales que viven en una doble moral. García Márquez en varios de sus escritos condenó la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, al mismo tiempo que alcahueteó la dictadura de Fidel Castro, a quien no se atrevió a calificar de dictador y lo trató como si fuera un liberador.

Hay escritores de izquierda, como Eduardo del Río, “Rius”, que en los años 60 endiosó a Castro en el libro “Cuba para principiantes”, pero al ver la tragedia de los cubanos con los Castro, rectificó y publicó en los 90 el libro “Lástima de Cuba”.

García Márquez alzó su voz y lanzó escritos para condenar los 15 años de dictadura de Pinochet, pero calla las flagrantes violaciones de un dictador que durante más de 50 años ha sumido a la mayoría de los habitantes de Cuba en la miseria, en la prostitución y los ha privado de los más elementales derechos humanos que se respetan en la mayoría de los países Iberoamericanos.

Es flagrante la contradicción intelectual en la que ha vivido Gabriel García Márquez, quien por un lado disfruta de los beneficios de la sociedad capitalista y por otro la condena y justifica las arbitrariedades de un dictador por ostentarse como socialista.

Ojalá García Márquez en la actual etapa de su vida, de recuento y reflexión, tenga el valor, como lo hizo “Rius”, de condenar públicamente a su amigo, el “comandante” Fidel Castro, quien ha ejercido una de las dictaduras más largas y nefastas de la historia moderna.

 

 

• Socialismo • Literatura

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus