LUNES, 6 DE DICIEMBRE DE 2010
El diario "Reforma" y la novísima ortografía

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Ricardo Medina







“Que se escriban las palabras como les de la gana o, más bien, como sus precarios conocimientos y talentos les permitan. Eso es progresismo lingüístico y no bufonadas.”


Las academias de la lengua, tan complacientes a últimas fechas con los analfabetas funcionales, deben tomar nota de nuevos hallazgos ortográficos (antes se les conocía simplemente como errores ortográficos) que pueden poner el "buen español" al alcance de cualquier palurdo.

El día de ayer el diario mexicano "Reforma" ofreció un precioso ejemplo de lo que tal vez los académicos convertirán en nueva regla ortográfica de la lengua española en una próxima actualización. En su columna de chismes y lucubraciones llamada "Templo mayor" el anónimo redactor escribió lo siguiente:

"NO ES por intrigar, pero como que ya se está haciendo costumbre que, cada vez que hay un tema espinoso en el foco de la opinión pública, el gobierno informa que atrapó a un notorio narcotraficante o sicario.

EL CASO más reciente es el de Édgar Jiménez Lugo, "El Ponchis", quien fue presentado justo el día en que las filtraciones en WikiLeaks sobre México fueron noticia de primera plana, incluso de periódicos europeos.

UNAS HORAS después de que los duros juicios del gobierno de Estados Unidos sobre la lucha contra el narcotráfico en México se convirtieron en tema de debate nacional, vino la caída del niño sicario que había alcanzado notoriedad hace unas semanas.

CON QUE en unos años no se rebele que "El Ponchis" fue atrapado gracias al trabajo de inteligencia de la DEA, todo está bueno."

Bien. Si para los académicos lo mismo da "sólo" (adverbio) que "solo" (adjetivo) y conviene eliminar el acento que distinguía una palabra de otra, ¿por qué habrán de resistirse a aceptar y bendecir la sagacidad ortográfica de dicho periódico para el cual lo mismo da "revelar" que "rebelar"? Que se escriban las palabras como les de la gana o, más bien, como sus precarios conocimientos y talentos les permitan. Eso es progresismo lingüístico y no bufonadas.

Por cierto, el comentario sin gracia de "Reforma" revela (ojo, niños y niñas, se escribe con "v" cuando se trata del verbo que significa "dar a conocer", y se escribe con "b" cuando se trata del verbo que significa "sublevarse" u "oponer resistencia") que la estratagema de recurrir a las teorías paranoicas de la conspiración, para establecer relaciones descabelladas entre hechos totalmente desconectados entre sí, no es una estratagema exclusiva de "Proceso" o de AMLO.

Epílogo. El cartón de Paco Calderón en el mismo diario señala: "Hasta ahora el verdadero escándalo es que el inglés de la prensa no pasa de pollito, chicken; gallina, hen". Se quedó corto el caricaturista: el verdadero escándalo es que el español de cierta prensa mexicana no les alcanza para saber que "revelar" y "rebelar" no es lo mismo.

• Periodismo barato

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus