Hablando en plata
Dic 17, 2010
Luis Pazos

El peronismo, ¿la maldición argentina?

Argentina ha sido gobernada en las últimas siete décadas por diversos regímenes, pero ninguno ha podido o querido sacudirse la pesada herencia populista del peronismo, quienes ahora, con otras variables, siguen gobernando a la pobre Argentina, otrora la nación más rica de América.

A mediados del siglo pasado, en la década de los 50, Argentina llegó a tener un nivel de vida mayor al de los Estados Unidos. Su población era la más culta de América Latina; su productividad agrícola, superior a la de muchas zonas de los Estados Unidos.

Argentina parecía destinada a convertirse en el país más rico de América; sin embargo, ese destino, que se pensaba manifiesto, se esfumó. Actualmente Argentina es uno de los países con mayores problemas económicos de la región y de los principales exportadores de mano de obra calificada a toda América. Miles de profesionales argentinos emigran ante la falta de oportunidades de trabajo y de inversión en su país.

Las inflaciones y devaluaciones a las que llegaron el siglo pasado fueron de las más altas del mundo. La pregunta es ¿por qué? La respuesta la podemos resumir en una palabra: “peronismo”. Atrás de esa corriente, que endiosaron muchos argentinos, están las más importantes centrales obreras, las que con la excusa de las conquistas laborales, sobrecargaron de compromisos al estado argentino, lo que les dificulta salir de una crisis permanente.

Argentina ha sido gobernada en las últimas siete décadas, además de los peronistas, por regímenes tachados de derecha, izquierda, civiles y militares, pero ninguno ha podido o querido sacudirse la pesada herencia populista del peronismo, quienes ahora, con otras variables, siguen gobernando a la pobre Argentina, otrora la nación más rica de América.

Argentina es un país que tenía todo para progresar: recursos humanos, naturales, capital, pero sus gobernantes y sindicatos, con el sello del peronismo, implementaron políticas populistas que tienen sumida a la Argentina en una quiebra endémica, con la consiguiente incertidumbre para los ahorristas e inversionistas. Argentina es un ejemplo de un país potencialmente rico, empobrecido por los mitos populistas, que en el caso argentino se presentan con el nombre de “peronismo”.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020
Arturo Damm
• Para reactivar la economía