LUNES, 4 DE ABRIL DE 2011
A favor de la competencia, ¡bien!

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Si los consumidores somos los que, al final de cuentas, generamos la competencia, lo primero que necesitamos es información.”


Grata sorpresa la que me llevé cuando, revisando el estado de cuenta de mi tarjeta de crédito, me topé, al reverso de la última página del mismo, con una tabla con la información necesaria para comparar los costos y las tasas de distintas tarjetas de crédito. “Esta información se incluye – se nos informa -, para cumplir con el Artículo 4 Bis 2 de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros y ha sido elaborada (la información, no la ley) por el Banco de México y la Condusef.” El Artículo 4 Bis 2 de la mentada ley dice lo siguiente:Con el objeto de incrementar la competencia en el sistema financiero, el Banco de México publicará bimestralmente información e indicadores sobre el comportamiento de las tasas de interés y Comisiones (sic) correspondientes a los diferentes segmentos del mercado, a fin de que los usuarios cuenten con información que les permita comparar el costo que cobran las instituciones de crédito, sociedades financieras de objeto limitado y las sociedades financieras de objeto múltiple reguladas en los diferentes productos que ofrecen.”

Lo anterior es importante porque, al final de cuentas, la competencia la generan los consumidores, a partir de la condición necesaria, ¡más no suficiente!, de que haya más de un oferente, competencia generada por los consumidores a partir, uno, de contar con información, dos, de comparar esa información y, tres, de actuar en consecuencia, información que tiene que ver con el precio, la calidad y el servicio de la mercancía en cuestión, en este caso el crédito.

No basta que haya muchos oferentes de tarjetas de crédito, y por ello mucha oferta de crédito vía tarjetas, para que haya competencia en beneficio de los consumidores de dicho producto bancario. Esa, muchos oferentes de tarjetas de crédito, es condición necesaria, pero no suficiente, para la competencia. Supongamos que ningún tarjetahabiente se toma la molestia de comparar la tasa que le cobra su banco con las que cobran las demás instituciones bancarias, de tal manera que todos siguen contratando ese servicio con su banco habitual, sin elegir, y por ello sin cambiarse, al banco que les cobre una tasa menor. Si tal es la situación no hay competencia entre oferentes de tarjetas de crédito, y no la hay, no porque no haya varios oferentes (condición necesaria más no suficiente), sino porque los consumidores no la generan, (condición, dada la necesaria, suficiente), generación de competencia de parte de los consumidores que requiere, antes que de cualquier otra cosa, de información para comparar (¿qué banco me cobra menos?), decidir (me cambio de banco) y actuar en consecuencia (cambiarse de banco), dándose con este último paso la competencia.

Si los consumidores somos los que, al final de cuentas, generamos la competencia, lo primero que necesitamos es información y eso, información, es lo que encontré, como mucho otros tarjetahabientes, en mi estado de cuenta. ¡Bien por la Condusef y el Banco de México!

Competencia, la más posible, en todos los sectores, es lo que necesitamos.

• Competencia • Tasas de interés

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus