MARTES, 24 DE MAYO DE 2011
Inversión extranjera, ¿hasta dónde?

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Cuánto más se invertiría si fuéramos más competitivos? Y si así fuera, ¿cuál sería el progreso económico?”


La Secretaría de Economía informó que durante el primer trimestre del año la inversión extranjera directa, que es la que crea empresas, produce bienes y servicios, y genera empleo, sumó 4 mil 788 millones de dólares, lo cual dio como resultado un incremento, con relación al mismo trimestre del 2010, de 10.5 por ciento, algo más que aceptable.

La buena noticia es que, pese a todo, en México se sigue invirtiendo, hecho ante el cual no debemos olvidar que es la inversión, definida como todo gasto destinado a producir más y mejor, la causa eficiente del progreso económico, entendido como la capacidad para producir más y mejores bienes y servicios, para un mayor número de gente.

¿Por qué apunté que pese a todo en México se sigue invirtiendo? ¿Por qué el pese a todo? La primera respuesta, a bote pronto, es: por la delincuencia, por la violencia, por la inseguridad, partiendo de la presunción de que los inversionistas lo que buscan es la seguridad, el orden y la paz, de tal manera que, ¡pese a todo!, en México se sigue invirtiendo. De acuerdo, ¿pero cuánto más se invertiría en México si se viviera sin delincuencia, sin violencia, sin inseguridad? ¿Dos, tres, cuatro veces más? ¿Cuántas más? Y si se invirtiera más, ¿cuántas más empresas se crearían? Y si se crearan más empresas, ¿cuántos más bienes y servicios se producirían? Y si se produjeran más bienes y servicios, ¿cuánto más ingreso se generaría? Y si se generara más ingreso, ¿cuánto mayor sería el bienestar de la gente? ¿Cuáles serían las posibilidades de mejora para millones de mexicanos que hoy sobreviven en la pobreza?

Ahora bien, el pese a todo no tiene que ver solamente con la delincuencia, la violencia y la inseguridad, sino con la falta de competitividad de la economía mexicana, de tal manera que: pese a la falta de competitividad del país, en México se invierte, recordando que la competitividad se define como la capacidad de una nación para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, que son la causa eficiente del progreso económico.

Falta de competitividad, ¿por qué lo digo? Porque según los datos del Indice de Competitividad Global 2010 - 2011, que publica el Foro Económico Mundial, México ocupa, entre 139 países, el lugar 66, con una calificación, en escala de cero a diez, de 5.98. La posición es mediocre, la calificación mala. Además hay que tomar en cuenta que en el índice 2009 – 2010 el 45.1 por ciento de los países estaba mejor que México, y que en el índice 2010 – 2011 ese porcentaje aumentó a 47.5 por ciento.

Lo interesante es que el índice no toma en cuenta, al menos no de manera directa, el tema de la delincuencia, la violencia y la inseguridad para medir la competitividad, lo cual quiere decir que en México tenemos un serio problema de competitividad por causas distintas del crimen y sus consecuencias.

¿Cuánto más se invertiría si fuéramos más competitivos? Y si así fuera, ¿cuál sería el progreso económico?

• Competencia • Problemas económicos de México • Inseguridad / Crimen

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus